Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La dejaron para un baño canino y los veterinarios la agredieron brutalmente

Su dueña se encontró con la triste noticia de que “Lola” tenía varias costillas rotas y una indignante respuesta por parte de la clínica.

Todos queremos siempre lo mejor para nuestras mascotas, muchos las consideramos como parte fundamental de nuestras familias. Es por eso que nos esmeramos en brindarle los mejores cuidados para que puedan acompañarnos durante muchos años.

Lamentablemente, y como en muchos ámbitos, siempre existen seres inescrupulosos, cuyo único objetivo es lucrar y que no tienen el más mínimo interés en cuidar a nuestros compañeros animales de la forma en que se lo merecen. Precisamente, con esta clase de gente se topó Gigi Bermeo al momento en que fue a buscar a Lola, su querida perrita Schnauzer de ocho años, de una sesión de limpieza en la ahora cuestionada clínica Otto’s Pet, en Lima, Perú.

Cuatro horas habían pasado desde que Lola salió felizmente desde su casa hacia la veterinaria ubicada en el sector de San Miguel. Gigi fue advertida de que su mascota no se había dejado bañar. Cuando su dueña llegó a retirarla, su comportamiento era completamente distinto. Temblaba, estaba asustada, caminaba encorvada y se quejaba cuando la tomaban en brazos para cargarla. Los funcionarios negaron haberla maltratado, según informa Perú21.

Sin dudarlo, Lola fue llevada a otra clínica veterinaria donde el diagnóstico fue tajante: cuatro costillas rotas, una fisurada, y las evidencias innegables de que el animal había sido brutalmente agredido. Ante estas muestras, los trabajadores de Otto’s Pet le dijeron que “podría haber sido” una caída o un golpe en el canil, sin asegurarle nada a su dueña ni hacerse cargo de las graves heridas del animal.

Por su parte, y luego de presentar las denuncias pertinentes, la cuestionada clínica veterinaria fue clausurada momentáneamente y recibió una oleada de comentarios por parte de otros clientes que aseguran que también sus animales han sido víctimas de abusos y maltratos. Su dueña, por el momento, solo quiere justicia para su amada Lola.

“Ella para mi es como una hija y solo quiero que la persona le hizo esto pague por lo que hizo. Porque ya no come, no ladra, no aulla, no camina, no hace nada y solo quiero justicia para ella. Porque yo la traje sana y me la llevo con cinco costillas rotas. Es mi hija y yo soy su voz y quiero que se haga justicia. Quiero que esto no vuelva a pasarle a ningún animalito”.

Fotos: Gigi Bermeo – Facebook

pixel