Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La chica popular que destapó la “dura verdad” la fama: ¿heroína de internet o genia del marketing?

Durante esta semana hemos seguido una historia que hasta el momento tiene de todo: Una chica guapa y su vida en redes sociales, viajes por el mundo, millones de personas siguiendo la historia desde sus teléfonos, un galán misterioso que le rompió el corazón, gente que la defiende, la creación de un movimiento positivo con el cuerpo, otros famosos de internet intentando desenmascararla, inseguridad, llantos, y cada día una arista nueva de la historia.

Una verdadera teleserie 2.0. Y como la historia aún no tiene final, queremos que nos ayudes a decidir.

 

Ella es Essena O’Niell. Tiene 19 años, es australiana y es considerada una estrella de las redes sociales.

essa1

 

Lleva años en instagram, youtube, snapchat, tumblr y otras redes sociales. Sus seguidores en total andaban por el millón.

Como la gran masa de famosas del instagram, sus fotos ofrecían vistazos de su “vida perfecta”, playas australianas y bikinis de diseñador, frases “inspiradoras”.

Incluso firmó un contrato con una conocida agencia de modelos ubicada en Los Angeles.

 

La vida soñada de una rubia adolescente.

 

Pero esta semana, ella decidió revelar la verdad detrás de su “vida perfecta”. Borró años de historia, y comenzó a repostear fotos antiguas contando la verdadera historia detrás de ellas.

Acá algunos ejemplos:

essa2

Además transparentó cuáles de sus posts habían sido pagados por marcas.

 

 

 

 

 

 

essa3 essa4

Rápidamente la noticia cruzó todos los medios. La gran mayoría leyó su cambio como uno positivo.

Una vida más auténtica. La realidad detrás del abdomen perfecto. Las cientos de fotos que sacaba para encontrar la perfecta. La ansiedad de ver cómo los números subían.

Junto a las nuevas descripciones, durante la semana ha subido varios videos sin maquillaje ni efectos especiales donde habla de lo miserable que se sentía buscando validación social a través de sus seguidores.

En uno de sus videos, Essena cuenta detalles sobre su viaje a California, sobre todos siendo miserables buscando la fama y sobre un chico “mucho más famoso, con seguidores, dinero y autos lujosos” pero increíblemente deprimido, con el que tuvo un romance durante su estadía en EEUU.

Y acá empieza lo sospechoso: Mientras los grandes medios la alababan, otros famosos de internet, muchos de los cuales la conocían y se consideraban cercanos a ella, comenzaron a disparar en su contra.

Entre los muchísimos famosos de internet que han posteado respuestas a este escándalo, Nina y Randa, las gemelas youtubers subieron un largo video explicando su postura. Ellas alojaron a Essena cuando estuvo en California, la consideraban su amiga, y ahora se sienten absolutamente traicionadas.

 

El hermano de Nina y Randa, Willie Nelson, también posteó un video sobre el tema, y sus sospechas van hacia el chico. Dice que Essena fue feliz y buena onda todo el tiempo, y que el comportamiento errático comenzó cuando el romance comenzó a marchitarse.

A los tres les llama la atención lo mismo: ¿Por qué cuando describe al chico que le robó el corazón no habla de sus características humanas pero sí describe su nivel de fama?

El chico en cuestión es un galán Disney, Blake Michael.

Hasta el momento él no ha dicho nada, tampoco sus representantes.

Y sigue lo sosprechoso: Essena, como ya no gana dinero posteando en redes, comenzó a pedir donaciones de sus seguidores nuevos, para seguir en campaña por una vida más honesta.

Ella insiste que sus intenciones son puras.

Mucho de lo que ha denunciado es verdad: la presión social por ser perfectos, cómo los números en una pantalla se han transformado en una moneda de cambio para la vanidad, el respeto y la autoimagen, las inseguridades de vivir tu adolescencia tan expuesta… Sin embargo, habla de que odia las redes sociales y si bien borró sus cuentas, sigue en internet, sigue metiendo bulla, sigue posteando. Sigue siendo famosa (y cada día más), sólo cambiaron las circunstancias.

Y considerando el aplastante éxito que han tenido las campañas por buscar la autenticidad y ser positivas con nuestros cuerpos, ¿no es esto una estrategia para rebrandear su fama?

Aún está por verse. Qué crees tú?