Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Hackean fármaco contra el VIH por solo dos dólares y le arruinan el negocio al hombre más odiado del mundo

Estudiantes de la Escuela Sydney Grammar replicaron el Daraprim de Turing Pharmaceuticals cuyo costo alcanza los 750 dólares por tableta.

La industria farmacéutica está constantemente en el ojo del huracán. Tanto en Latinoamérica como en el mundo, los altos valores de los medicamentos ponen en entredicho aquella frase que señala que ‘la salud es lo primero’. Millones de enfermos/as fallecen en el mundo sin recibir su remedio por falta de recursos y no son pocos los que culpan a las grandes empresas relacionadas con los medicamentos de ‘lucrar’ con la vida de las personas.

Seguramente uno de los más criticados por ésto es Martin Shkreli. El CEO de Turing Pharmaceuticals aumentó el precio del fármaco para el VIH y la malaria en un 5.000%, alcanzando los 750 dólares por tableta. La violenta cifra que les impide a muchos enfermos de Sida de seguir viviendo, fue un desafío para los estudiantes de la Escuela Sydney Gramamar, quienes se plantearon la posibilidad de replicar el Daraprim  a un bajo costo.

Los jóvenes reprodujeron la droga, que consta en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), bajo la supervisión de la Dra. Alice Williamson:

“No podía sacar esta historia de mi cabeza, me parecía injusto. Especialmente porque la droga es tan barata de producir y se había vendido a tan bajo coste durante tanto tiempo”.

“Dije: ‘¿Por qué no hacemos que los estudiantes hagan Daraprim en el laboratorio?’. Porque para mí el proceso parecía bastante simple. Pensé que si podíamos demostrar que los estudiantes eran capaces de hacerlo en el laboratorio sin una formación real, podríamos mostrar lo ridículo que era el incremento de precios y que no había manera de que pudiera justificarse”, añadió a The Guardian.

El polémico Martin Shkreli respondió irónicamente a lo realizado por los estudiantes:

“Haha, ¿y esto es un descubrimiento para alguien? A pequeña escala, casi todas las drogas se pueden hacer por un coste bajo. Me alegro de que los haga sentir bien por eso”, señaló.

La empresa de Shkreli, Turing Pharmaceuticals, tiene los derechos exclusivos para vender la droga en Estados Unidos, por lo que los estudiantes no podrán comercializarla en el país. De todas formas, se valora el trabajo de estos jóvenes, ¿no crees?

Fotos: Captura Youtube

pixel