Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Invitó a comer a un vagabundo y gracias a eso evitó una tragedia

Un día Casey Fisher, una joven norteamericana, fue a desayunar a una conocida cadena de comida rápida para disfrutar de unos Donuts. De camino a la cafetería, Casey notó la presencia de un hombre sin techo que se encontraba a un lado de la carretera pidiendo limosna para poder comer.

Homeless-man-saved-by-student-3

Ese mismo día lo volvió a ver más tarde entrando a la misma cafetería con la esperanza de poder comprarse algo para comer con las monedas que había conseguido, la joven conmovida  decidió ir a conversar con aquel extraño. Lo que pasó después te dejará sin palabras.

cafeteria

“Hoy cuando fui a Dunkin’ Donuts observé a un vagabundo sentado a un lado de la calle pidiendo limosna. Más tarde lo vi entrando a la cafetería, donde comenzó a contar sus monedas para comprar algo, entonces sentí una sensación muy rara y decidí acercarme y hablar él. Le compre un café y algo de comer  y le pregunté si quería sentarse conmigo.

Hablamos durante horas sobre cómo el resto de las personas le tratan muy mal por el hecho de ser un ‘sin techo’, de cómo las drogas lo convirtieron en el tipo de persona que el odia, que perdió a su madre por un cáncer, que nunca conoció a su padre y que él simplemente quiere ser una persona de la que su madre estuviese orgullosa.

Este entrañable hombre se llamaba Chris, y Chris es una de las personas más honestas y sinceras que nunca he conocido. Antes de irme de vuelta a casa, Chris me pidió que esperase ya que quería darme algo. Entonces me entregó un papel arrugado a la vez que se disculpaba por su letra temblorosa, luego sonrió y se fue”.

Cuando Casey abrió la nota, esto fue lo que encontró…

nota

“Quería suicidarme hoy, pero gracias a ti ahora ya no. Gracias, eres una persona encantadora.”

Cassey decidió compartir la historia para difundir un gran mensaje: tener un bonito gesto con alguien puede significar cambiarle la vida.