Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La granjera que le dio Internet a más de 2000 personas gracias a un red casera

Gracias a Christine Conder, hoy los habitantes de Lancashire, noroeste de Inglaterra, tienen una velocidad 35 veces mayor que el promedio del Internet en Reino Unido. 

Christine Conder adquirió gran popularidad dentro de Internet, luego de que se difundiera lo que realizó para solucionar los problemas de conectividad de los 2.300 habitantes de las comunidades rurales de Lancashire, noroeste de Inglaterra.

Todo comenzó en 2009 cuando creó B4RN (Bancha ancha para el norte rural), un proveedor de Internet de banda ancha que entrega velocidades de un gigabit por segundo a todas las comunidades.

La velocidad ofrecida es 35 veces mayor que el promedio de 28,9 megabits por segundo del Internet en Reino Unido, según indica el sitio BBC.

¿Cómo nació la idea?

Los árboles que separaban la granja de Conder del único punto de Internet inalámbrico que se encontraba más cercano, crecieron en gran cantidad, por lo que se hacía necesario crear una conexión mucho más fuerte. Como los servicios que existían no tenían alternativas para solucionar la problemática, Chris tomó la determinación de encontrar una solución ella misma.

El  siguiente paso fue comprar un kilómetro de cable de fibra óptica, cavar una zanja y conectar su granja al punto de Internet.

“No fue ciencia espacial, fueron tres días de duro trabajo. Probamos que la gente común podría hacerlo”, señaló.

Por el momento, B4RN tiene 3.218 kilómetros de cable de fibra óptica, lo que corresponde a la distancia entre Líma, Perú y Santiago de Chile.

Debido a la popularidad que ha alcanzado la marca, la empresa asegura tener trabajo para los próximos 10 años.

En esa línea, y para que las personas que lo necesiten puedan replicar este procedimiento, se han llevado a cabo eventos en donde se explican todos los pasos necesarios.

Cabe decir que la compañía no realiza conexiones de casas individuales, pues solo trabaja con pueblos enteros.

Quienes tienen contratado este servicio deben pagar 150 libras por la instalación y 30 libras por mes.

Premios y logros

Conder recibió junto a un profesor universitario, con el que encabeza esta la iniciativa, el reconocimiento MBE (Miembro de la Orden Más Excelente del Imperio Británico), el año pasado.

“Todos los agricultores que no tienen banda ancha dependen de los espacios públicos de Internet inalámbrico, que no tenemos aquí tampoco, o deben pagarle a alguien para que lo haga”, comentó Conder.

En esa línea, agregó que “por eso los agricultores han apoyado increíblemente este proyecto. Nos han dado acceso a sus tierras, que atravesamos para conectarlos y para llegar a las aldeas que subsidian las conexiones de los primeros”.

Fotos: Twitter / Shutterstock.

pixel