Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El mundo al revés: auto de Uber impacta su casa y lo acusan de querer “apropiarse” del vehículo

La conductora había bajado en reversa por una calle en pendiente, cuando chocó con la pandereta, terminando en la piscina de la casa.

Todo comenzó cuando José Miguel Orpinas (56) decidió pasar un rato en la piscina de su casa, ubicada en Peñalolén, Santiago de Chile, en compañía de su hijo Diego (18). Lo que parecía ser una tarde tranquila se transformó repentinamente en un caos, luego de que un auto impactara en la propiedad cayendo en la piscina.

“Adentro del auto, que estaba hundiéndose, había una conductora joven, que estaba sumamente shockeada”, señaló José Miguel al diario Lun.

Esta correspondía a Carla (20), una chofer de Uber que había bajado en reversa por una calle en pendiente.

“Un vecino, que vio todo, vino para acá y se tiró al agua para rescatarla. También me contó que ella venía desde dos cuadras arriba en reversa, zigzagueando, cuando de repente chocó con mi pandereta”, aseguró el afectado.

uber 600

Posteriormente, entre los tres rescataron a la mujer, quien resultó ilesa.

“Le servimos un café y le dijimos que se comunicara con su familia. Luego llamé a Carabineros (policía chilena) para hacer el proceso policial regular. La niña se fue de mi casa, pero más tarde volvió, acompañada de su madre y su hermana. En ese momento me llamó una persona, quien dijo que era el hermano, y que aseguró que se haría cargo de todos los gastos. Le expliqué que la piscina (de 2 metros de profundidad y 6,50 de largo por 3 de ancho) tiene un recubrimiento, llamado Diamond Brite, que vale $600.000 y cuya instalación cuesta $1.000.00. Y que además el arreglo de la pandereta era de $350.000”, manifestó el dueño de casa.

El acuerdo al que llegó con el hermano, fue que este se contactaría con su abogado para resolver la situación.

“Mi abogado les sugirió que si no tenía cómo responder, si no tenían recursos, que dejaran el mismo Kia en garantía. Y el hermano de ella dijo que ningún problema. Pero ella tenía que hacer una declaración notarial en que señalara que iba conduciendo, que era chofer de Uber, que se hacía responsable por los daños y que iba a dejar su auto en mi poder hasta que se garantizara el pago en efectivo”, agregó.

No obstante, a las horas siguiente todo sufrió un inesperado giro que dejó atónitos a los dueños de la casa afectada.

“Al otro día, en la tarde, ella y su mamá llegaron a mi condominio con dos camiones. Uno era una grúa pluma. Les dije que podían entrar ellas pero no los camiones. No aceptaron y volvieron con Carabineros, de la 43º comisaría de Peñalolén, por tanto, las tuve que dejar pasar. Ahí fue cuando empezó el otro drama”, sostuvo.

auto piscina 600

Frente a aquel escenario, Orpinas intentó dialogar para entender qué estaba ocurriendo.

“Les dije a los Carabineros que sin orden del fiscal no podían ingresar a mi casa. Ellos me contestaron que me estaba metiendo en un problema y que me iban a detener. Un carabinero, que fue sumamente agresivo, me tomó de un brazo y me llevó hacia fuera de mi casa. Después empezó a sacar las esposas. Pero yo retrocedí y me metí dentro”, afirmó.

Fue en ese momento cuando escuchó el ruido de un motor en su patio correspondiente a la grúa pluma que estaba entrando en la piscina. Orpinas le dijo al operador que se detuviera pues estaba en un recinto privado.

“En eso Carabineros me dijo que esta niña me había denunciado por apropiación indebida. Enseguida dos Carabineros saltaron mi pandereta y se metieron al patio. Me empezaron a perseguir con las esposas en la mano. Me escondí en la casa, llamé al 133 y dije que necesitaba ayuda. Y me respondieron que para qué quería otro carro policial si ya tenía uno afuera de la casa”, afirmó.

Luego llegaron otros carros con oficiales de rango más alto y le comunicaron que el fiscal había instruido sacar el auto.

“También (le dijeron) que tenían una orden de tomar detenidos a ambos dueños de casa si no acataban. Mi abogado prefirió el mal menor, que era entregar el auto, en vez que estuviéramos detenidos. Al final se lo llevaron y hasta hoy domingo nadie me responde por los daños”, manifestó.

La conductora del auto precisó que “el accidente en verdad fue horrible”, pero no entregó mayores detalles. Por su parte, Carabineros, se encuentra realizando una investigación interna del hecho.

Fotos: Las Ultimas Noticias/Shutterstock

pixel