Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Hacker bloquea varios cinturones de castidad inteligentes y exige rescate a sus víctimas

Fue en 2015 cuando muchos se llevaron las manos a la cabeza al enterarse de un peculiar accesorio que estaba causando furor al oeste del continente africano: el cinturón de castidad masculino, que se comenzó a comercializar con el pretexto de “proteger” a los hombres de sus mujeres.

Estos peculiares “calzoncillos de hierro” dieron el salto al mercado internacional y encontraron un hueco en el armario de muchos hombres. Una de las empresas que se dedica a comercializarlos es Qiui., con sede en China, que lanzó el cinturón de castidad inteligente para hombres, Cellmate, cerrados con un candado de “extrema seguridad” y fabricados en plástico o cuero muy resistente.

Pues bien, ahora un hacker encontró una debilidad en estos aparatos y tomó el control de varios de ellos que se encontraban conectados a Internet, exigiendo a sus víctimas que le pagaran un rescate en Bitcoin para desbloquearlos.

“Tu pene es mío ahora”, le dijo el pirata informático a una de las víctimas, según una captura de pantalla de la conversación obtenida por un investigador de seguridad.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Qiui chastity (@qiui.store)

De acuerdo al portal TechCrunch, la policía abrió una investigación tras varias denuncias por parte de los usuarios. Los investigadores contactaron con Qiui para informar de lo que estaba sucediendo y, desde la empresa, admitieron el error.

El fabricante del cinturón de castidad, utilizado mucho en la comunidad BDSM, había dejado una API expuesta, dando la oportunidad de oro a los piratas informáticos malintencionados de tomar el control de los dispositivos, recoge La Vanguardia. 

Una víctima que pidió ser identificada solo como Robert aseguró que recibió un mensaje de un pirata informático que exigía un pago de 0.02 Bitcoin (alrededor de 750 dólares) para desbloquear el dispositivo. Se dio cuenta de que su cinturón estaba definitivamente “cerrado” y que “no podía acceder a él”.

“Ya no era el dueño del cinturón, así que no tenía control total sobre él”, le dijo a Motherboard otra víctima que se hace llamar RJ. Este aseguró que recibió un mensaje del hacker, quien dijo que tenían el control del aparato y quería un pago para desbloquearlo.

Foto: Shutterstock.

Etiquetas