Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Gracias a estos científicos podrás cargar tu celular mientras caminas

Cuando llega ese desagradable momento en que tu celular se aferra a la vida con tan sólo 1% de batería, lo único que quieres es encontrar alguna fuente de energía rápidamente. Para terminar con esta tan desagradable situación, se han inventado un sin fin de opciones, sin embargo ninguna logra satisfacer la necesidad por completo.

La solución llegó de la mano de dos ingenieros mecánicos de la Universidad de Wisconsin-Madison. Ambos desarrollaron un sistema con el cual ¡podrás recargar tu batería con tu zapatilla!

Zapatilla negra junto a la plantilla que carga

Tom Krupenkin y J. Ashley Taylor son los genios que consiguieron que cargar los dispositivos móviles, también sea “móvil”, aprovechando la energía que se genera mientras caminamos.

Este sistema es capaz de obtener 10 watts por zapato, mucho más de lo que un smartphone necesita. Capturar y almacenar energía de esta ingeniosa manera, haría que seamos menos dependientes de las baterías.

Imagen de las plantillas que cargan tu teléfono

Krupenkin y Taylor tomaron la energía del movimiento humano que puede integrarse dentro de la suela del zapato y desarrollaron la tecnología que permite “recolectar” la energía mecánica producida por la persona, convirtiéndola en electricidad y almacenándola para su uso posterior.

Aprovechar solo una pequeña cantidad de esa energía es suficiente para abastecer a una amplia gama de dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes, tabletas electrónicas, ordenadores portátiles y linternas LED. Para cargar un smartphone normal, no se requieren más de dos vatios.

Imagen computacional del diseño

Este colector de energía integrado en el calzado, como lo llamaron, podría alimentar directamente los diferentes dispositivos a través de un cable, o también podría acoplarse a un punto de acceso Wi-Fi, que está dentro de un zapato.

“La batería está en un recinto hermético, que la aísla del medio ambiente, evitando cualquier posible daño al usuario. Además cuenta con unos circuitos electrónicos de seguridad que evitan que no se produzca un cortocircuito eléctrico bajo ninguna circunstancia, por ejemplo, cuando los zapatos se mojan”, aseguraron los dueños del invento.

Hasta el momento los inventores no han encontrado una forma de vender en forma masiva las zapatillas cargador, pero se encuentran trabajando en ello.

¿Te gustaría tener un par? ¡Cuéntanos en los comentarios!