Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Gimnasio discriminó a esta chica por tener el busto muy grande

Jenna Vechhio de Ontario, Canadá, estaba haciendo su rutina de ejercicios en el club deportivo Movati Athletic, al que suele frecuentar, cuando de pronto el personal le pidió que se cambiara el peto deportivo que tenía puesto, ya que resultaba ofensivo para ellos y otros usuarios.

Tras la incómoda y humillante situación, la mujer reveló su caso en Facebook, donde relató su historia para sacar a la luz la discriminación de la que fue víctima.

“Un par de supervisoras en el club dijeron que mi camiseta era vestimenta inapropiada y que era ofensivo para el personal y otro miembros. Voy a empezar diciendo que mi peto no era diferente al que usaban muchas otras mujeres en el gimnasio, la única diferencia es que mi pecho se veía de un tamaño mucho mayor en comparación con ellas”, comentó Jenna.

13227038_10154063357021597_3013609231808215599_n

“Después de preguntar a todas las mujeres que pude encontrar en el camino de salida si mi traje las ofendió, todas respondieron que no, por lo que se hizo evidente que las únicas ofendidas eran las supervisoras que trabajan en el club”, agregó la mujer.

Pese a que el resto de las asistentes al recinto negaron que se sintieran ofendidas por la ropa de Jenna, los encargadas del gimnasio insistieron en el cambio de ropa.

“Al decirles que mi camiseta no era distinta al de cualquier otra chica, me informaron que no me importaba, ya que era debido al tamaño de mi busto y que no podía llevar un peto”, detalló.

13240006_10154063357016597_8772324243091832205_n

“Me sentí humillada y discriminada sólo por tener un cuerpo diferente. Fui señalada con el dedo y es injusto decir que no puedo usar un peto ¡si otras mujeres pueden! ¿Diferntes figuras significan diferentes reglas? Quiero hacer público esto por que si yo no puedo usar esta prenda por el tamaño de mis pechos, entonces ninguna debería hacerlo y eso está mal. Esto es discriminación”, escribió Jenna en su cuenta de Facebook.

La compañía, en tanto, se defendió aclarando que era un recinto privado y, por tanto, tenían sus propias reglas sobre sus clientes.

“Algunos de nuestros miembros se quejaron por el atuendo de la señorita Vecchio y dijeron que los hacía sentir incómodos, ya que lo vieron como contrario a nuestro código de vestimenta, por lo que nuestro personal se acercó y le habló para solucionar el tema. No fue su intención avergonzarla, pero tenían que hacer frente a los reclamos”, manifestaron desde el gimnasio.

13237780_10154063357116597_7713949222376420530_n

Sin embargo la polémica no acabó ahí, puesto que la chica apuntó que en la publicidad del recinto deportivo se ve a mujeres utilizando el mismo vestuario que ella utilizó. Además, preguntó dentro de sus contactos en la red social si la prenda les resultaba ofensiva, a lo que todos respondieron que no.