Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Este país ha prohibido por completo la venta y consumo de tabaco

El presidente de Turkmenistán prohibió la venta de todos los productos de tabaco, si los reportes minuiciosamente controlados por la nación son correctos.

El nuevo decreto pretende la prohibición de todos los artículos relacionados con el tabaco, y las tiendas se enfrentan a multas de hasta 1.200 libras ( o 6.900 manates, en moneda de Turkmenistán) si los atrapan vendiendo cigarillos. A través de Chrono-TM, el sitio web que informa sobre asuntos de Turkmenistán desde fuera de las fronteras de la nación represiva, informó que surgió un mercado negro en las calles de Ashgabat, la capital.  Los paquetes de cigarrillos que se venden están alcanzando 8 libras.

Los medios de comunicación de Turkmenistán están completamente controlados por el gobierno. Reporteros sin fronteras enlista a este país como el tercer peor en la libertad de prensa en el mundo, con Corea del Norte y Eritrea por encima, clasificados como más represivos. Bajo la Presidencia de Sapamurat Niyazov, quien tuvo el cargo de por vida hasta el 2006 cuando falleció,  todas las transimisiones de televisión comenzaban con un juramento por parte del locutor, prometiendo no hablar mal de su país, bandera o Presidente, por lo contrario su lengua se le marchitaría.

Sin embargo, la noticia que cruzó las fronteras del país, fue acerca de la nueva política impuesta por su actual Presidente Gurbanguly Berdymukhamedow.

Berdymukhamedow se ha hecho conocido por ser más moderado que su antecesor Niyasov. El presidente ha eliminado las prohibiciones establecidas a la ópera y el circo, los cuales anteriormente era considerados como “insuficientes”. Pero eso no fue todo, también restauró los nombres de los meses que Niyasov había cambiado y permitió de vuelta los ciber-cafés en Ashgabat para ofrecer acceso a Internes sin restricciones.

A pesar de esto, éste sigue siendo un gobernador rígido y autoritario. Siguiendo el ejemplo del antiguo Presidente, prohíbe la oposición política, realiza persecuciones a minorías religiosas y étnicas, retiene el control absoluto de los medios de difusión.

Al anunciarse la prohibición del tabaco, la televisión controlada por el Estado mostró miles de paquetes de cigarrillos quemándose.

Queda ver cómo impacta esta nueva política en la salud de las personas de Turkmenistán, donde la esperanza de vida es de solo 65 años.