Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Este oso de peluche ayuda a los niños diabéticos a lidiar con su enfermedad

Un diagnóstico de diabetes o alergia alimentaria no tiene nada de divertido. Especialmente si el paciente es sólo un niño o una niña.

Los pequeños que son diagnoticados suelen sentirse solos y aislados, porque sienten que no son como los otros niños y que no tienen las mismas condiciones de vida.

Es por eso que ideas como “El Oso Jerry” son una excelente iniciativa de inclusión y educación.

Desarrollado en primera instancia por la Universidad de Northwestern University en 2013, Jerry the Bear tiene tresversiones: una para niños diabéticos, otro para niños con alergias alimentarias y otro para enseñarles el valor de la higiene, la nutrición y el ejercicio.

Su primera versión, para niños con Diabetes Tipo 1, fue todo un éxito. Niños de todo el mundo han tenido la oportunidad de ayudarles a controlar sus niveles de azúcar en la sangre, y contar los carbohidratos.. pero principalmente, les ayuda a explicar su condición a otros.

jerry2

Los niños con diferentes condiciones de salud necesitan un empujoncito de seguridad, para sentir que no están solos y que tienen un “amigo” que los entiende. Más allá de eso, Jerry es una gran herramienta para aprender a cuidarse por si mismos.

El Jerry de Diabetes Tipo 1, por ejemplo, les enseña a contar carbohidratos, a regular sus niveles de glucosa, y a comunicar sus síntomas cuando no se sienten bien. Estimula a los niños a hablar sobre su condición, sobre lo que sienten, y cómo lidian con su salud.

El Jerry de las alergias alimentarias viene con un Epipen, que los niños deben saber cómo usar en caso de emergencia. Muchas veces los niños se avergüenzan de llevar el lápiz con ellos, pero normalizar la situación les ayuda a comprender su importancia y a no olvidar llevarlo.

Si duda se trata de una iniciativa excelente para ayudar a estos niños que pueden a llegar a sentirse muy solos y sobrecogidos por el diagnóstico.

Mira este video, en el que padres de pacientes cuentan su experiencia con Jerry the Bear.