Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Vivir cerca del mar es lo mejor que le puede pasar a tu salud mental por esta razón

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Canterbury de Nueva Zelanada, y la Universidad de Michigan, arrojó que vivir cerca del océano podría ser de mucha ayuda para tu salud mental.

La investigación se basó en los colores que los residentes observan a diario en un lugar llamado Wellington, capital de Nueva Zelanda, el cual se encuentra ubicado al sur de la Isla Norte, entre el Océano Pacífico y el Mar de Tasmania. La investigación se centró específicamente en los colores verde y azul en el espacio.

Vista general de Wellington

Pero, ¿qué tienen que ver los colores que vemos en la ciudad con nuestra salud mental?

Primero debemos tomar en cuenta que las playas y océanos fueron parte de los paisajes “azules” que integraron la investigación.

Orilla del mar

Mientras que los parques, campos de deporte, plazas y bosques los espacios “verdes”.

Mujer leyendo en un parque

Luego de extraer los resultados, compararon la topografía de Wellington con los resultados que arrojó una encuesta de salud en Nueva Zelanda, la cual se realizó para evaluar la ansiedad y los cambios de humor.

Wellington desde el Cable Car

Lo que encontraron luego de todo este proceso, fue una estrecha relación entre las personas que vivían cerca del mar con una salud mental muy positiva.

Minions bailando en la playa

Sin embargo, los resultados no fueron los mismos cuando se evaluaron las áreas verdes. Los espacios relacionados al color azul eran solamente paisajes naturales, que fueron muy poco intervenidos por el hombre, mientras que los relacionados al color verde incluían áreas creadas por humanos, como plazas y campos de deporte. Esto podría haber hecho la gran diferencia.

Construcción de una plaza

Pareciera que la clave es vivir en lugares aledaños a sectores totalmente naturales. Quizás si el estudio se realizara considerando como espacio verde solo bosques nativos, los resultados serían diferentes.

¿Qué crees tú? ¡Cuéntanos en los comentarios!