Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Este ciclista tuvo una brillante idea para evitar atropellos y es tan simple que no lo podrás creer

Warren Huska se transporta diariamente en bicicleta por las transitadas calles, por lo que tuvo que innovar para evitar graves accidentes.

Los conflictos en la calle son pan de cada día en la vida de ciclistas urbanos y automovilistas, mientras los primeros exigen mayor respeto y espacios seguros para transportarse, los conductores aseguran que gran cantidad de los que se movilizan en dos ruedas son imprudentes, no respetan las normas del tránsito y generan instancias de accidente. Con el auge de los medios de transporte ecológicos, los ciclistas en la vía son cada vez más comunes y por lo tanto, las muertes en accidentes también han aumentado.

Para evitar el incremento de las tragedias, una medida impulsada por las autoridades regionales de Ontario en 2015 obliga a que los conductores dejen un espacio de por lo menos un metro cuando van a adelantar a un ciclista en la calle. En la práctica, eso sí, esta normativa es difícil de cumplir, según Huska, “la gente realmente queda aislada al interior de un vehículo, no alcanzan a dimensionar donde están los verdaderos bordes del automóvil”, añade el ciclista citado por el períodico local Toronto Star.

Pero desde el año pasado, la seguridad de este ciclista ha aumentado de una manera increíble, gracias a una solución tan simple que parece una broma: agregar un flotador a su bicicleta.

Sí, de esos flotadores largos y coloridos que puedes encontrar en las piscinas infantiles.

shutterstock_87027422

La solución de Huska es muy sencilla, pero asegura que gracias a esto las calles de Toronto ahora son mucho más seguras para él. “El cambio ha sido prácticamente ‘mágico’” asegura, “de pronto todos los carros se cambian de pista completamente para adelantarme”. El ciclista agrega además que muchos conductores bajan sus ventanillas para felicitarlo por la efectividad de su medida de seguridad.

ciclista

Pese a la simpleza de esta solución, Huska ha oído hasta el momento de solo un ciclista que también utiliza la misma medida de seguridad, y lo atribuye a lo “poco cool” que puede lucir el pedalear con un flotador en la bicicleta, “a mi no me interesa lucir ‘cool’, a mí me interesa mi seguridad”, sentenció.

¿Añadirías este implemento a tu bicicleta? ¿Qué otras formas se te ocurren? Compártelas con nosotros en los comentarios.

Fotos: Toronto Star / Shutterstock

pixel