Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Este bebé fue decapitado en un accidente y los médicos lograron lo imposible

Jackson Taylor solo tenía 1 año y 4 meses, cuando su mamá chocó de frente con otro vehículo, a aproximadamente 110 km/h. La fuerza del choque fue suficiente para separar su espina dorsal de su cabeza, una decapitación interna, pero afortunadamente esto no lo mató.

boy-head-decapitated-crash-surgeons-reattach-359068

Fue llevado a un hospital en Brisbane, Australia, donde estuvo bajo cirugía 6 horas. El cirujano Geoff Askin utilizó una innovadora técnica, con una costilla del bebé, unió su cuerpo nuevamente. Fue un destacable logro sin precedentes en la medicina moderna.

boyd-decapitate-head-crash-surgeon-reattach-609838

Jackson deberá pasar 8 semanas con el armazón, o “aura” como le llama su familia. Este armazón mantiene todo en el lugar correcto y facilita una recuperación más rápida. Después de esta tarea, si todo sale bien, el pequeño debería llevar una vida normal.

Como muchos deben pensar, una herida como esta puede ser fatal. El hecho que Jackson Taylor haya sobrevivido es asombroso, y más aún, sin discapacidad alguna, es un milagro.