Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Estaba tan borracho que no pudo hacer el control de alcohol y el juez tomó una insólita medida

El hecho ocurrió en 2015, pero recién ayer el magistrado dictaminó la resolución.

Conducir estando borracho es un delito en cualquier parte del mundo, pero eso no le importó al inglés Michael Camp, quien en noviembre de 2015 fue detenido por la Policía en una carretera de la localidad británica de Spalding.

El hombre se encontraba en un estado de embriaguez impresionante. Tanto así que los policías no pudieron realizarle el control de alcohol en la ruta, por lo que decidieron llevar a Camp a la estación de Policía. En el lugar, el tipo hizo cuatro intentos fallidos por soplar el aparto hasta que finalmente se desmayó y quedó inconsciente.

shutterstock_753539335

Aunque en un principio fue declarado culpable de no ofrecer una muestra para el análisis, ayer el juez del tribunal de Lincoln, Peter Veits, revocó la sentencia y lo declaró inocente, informa The Sun.

Según explicó el juez, Camp se encontraba tan borracho que su embriaguez fue una excusa razonable para no haber entregado una muestra, pues el hombre de 52 años no se negó a cooperar de forma intencional.

Debido a esta decisión del magistrado, Michael Camp pudo recuperar su licencia de conducir. Aunque el fiscal Mark Weekes presentó una apelación que podría provocar un nuevo vuelco en el caso.

Fotos: Sutterstock

pixel