Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Un hombre le hizo un insolente comentario por el sujetador que tenía puesto y así le respondió

Michelle Kirk, una mujer que vive en Florida, Estados Unidos, estaba entrenando en el parque con su hija de 18 meses, cuando de repente se encontró a sí misma defendiendo sus pechos de un total desconocido.

Un hombre que estaba andando en bicicleta, se paró frente a Kirk, bloqueando su ruta y obligándola a detenerse. Él dijo algo así:

“Hey, no es por nada, pero necesitas un nuevo sujetador deportivo. Tus pechos están caídos”.

Luego le dijo que si seguía corriendo, las fibras musculares en sus pechos se iban a descomponer y sus tetas iban a hundirse aún más, que ya estaban en dirección sur y que se dirigían hacia el sur aún más .

Michelle junto a su hija

Obviamente, Kirk se sorprendió, y no estaba segura de cómo responder. Ya que estaba oscureciendo, y ella y su hija estaban solas. Aún así lo puso en su lugar.

“Lo siento mucho, pero todos los sujetadores deportivos están en el lavado de hoy. Era esto o sin sujetador”. Continuó hablando y no sabía lo que estaba diciendo. Solo intentó salir de ahí lo más rápido posible.

Kirk escapó ilesa, pero furiosa. Ella quería dar la vuelta y enfrentarse a él, pero después de llamar a su amiga por teléfono para decirle acerca de la situación, su amiga le aconsejó que no lo hiciera. Así Kirk trató de encontrar otra forma de justicia.

“Para el asqueroso viejo que me paró en medio de mi carrera para informarme que necesitaba un mejor sostén deportivo porque mis pechos se estaban cayendo y que se seguirían cayendo si continuaba corriendo… Jódete. Tú eres la razón por la cual las mujeres tienen inseguridades. Si a ti no te gusta la forma en que mis pechos rebotan cuando corro, entonces no mires, no voy a parar NUNCA de hacer lo que amo y me amo demasiado para dejar que tu odio me deprima.”

Su mensaje resonó con muchas otras mujeres. Y explicó porque quiso compartir su experiencia con las redes sociales.

“Mis pechos son la única cosa de la que siempre he estado insegura toda mi vida. Y finalmente he entendido y me he dado cuenta de mi valor, y ​​escuchar eso de un completo desconocido que  claramente estaba tratando de hacer sentir mal… Sabía que compartir mi historia me ayudaría y sería de ayuda para otras personas porque yo no quiero ser molestada por esto nunca más. Sólo quería mostrar al mundo que yo soy fuerte”.

Michelle junto a su perro

El acoso sexual, es, por supuesto, inaceptable en cualquier entorno. Siempre ha sido un problema para las mujeres, por desgracia, hacer comentarios sobre el cuerpo de una mujer (o la ropa), mientras que están ejercitando parece una nueva forma de este.

Es inaceptable que las mujeres sean avergonzados por su cuerpo, por lo que es momento de cuidarnos entre nosotras y demostrarle al mundo que no permitiremos más abusos.

Fotos: Michelle Kirk – Facebook.com