Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Esta pareja se preguntaba por qué el pasto de la tumba de su hijo estaba verde y se llevaron una sorpresa

El sol había quemado el pasto de todo el cementerio, menos el lugar donde descansaba Joseph.

Un singular hecho les ocurrió a una pareja de padres que habían perdido su hijo, Rachel y Raymond Villasenor de Texas, Estados Unidos, iban a visitar la tumba de Joseph de 36 años, quien murió en un accidente automovilístico.

A pesar de su corta edad, Joseph, era un veterano de la Fuerza Aérea con muchos años de servicio. Los Villasenor quedaron sorprendidos al notar que el sol había quemado todo el prado, menos el lugar donde descansaban los restos de su hijo, el cual se encontraba completamente verde.

Atónitos no se explicaban cómo podría haber ocurrido algo similar, hasta que descubrieron la dulce verdad.

Jake Reissing, un hombre de 86 años que había perdido a su esposa un año antes, visitaba diariamente la tumba de ella. El viudo le llevaba flores frescas de su jardín, le relataba cómo había estado su día y en épocas de sequía, le regaba el césped cuanto lo necesitara, para que no se secara.

Uno de los días de visita, el viudo se percató de la presencia de una chica que lloraba desconsoladamente y se arrodillaba ante una tumba, se trataba de la hermana de Joseph, el hombre mayor, empatizando con el dolor, se acercó donde la muchacha para poder consolarla y escuchar la historia del veterano de la Fuerza Aérea. Cuando la chica se fue del cementerio, el viudo conmovido con la historia de este joven, decidió regar su tumba en homenaje a sus años de servicio a la patria.

Al momento en que estos padres se enteraron de la noble acción de este anciano con su hijo, no dudaron en ir hacia él y agradecerle el hermoso gesto con un fuerte abrazo.

“Fue increíble que un desconocido se tomara tanto tiempo para cuidar la tumba de nuestro hijo, a quien ni siquiera conoció”, declaró la madre de Joseph, Rachel, quien emocionada encontró un poco de consuelo con el gesto del anciano.

Fotos: Love What Matters – Facebook

pixel