Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Esta mujer quería ser ciega, se echó solvente para desagües y logró su sueño

Desde que tenía 6 años Jewel Shuping, una mujer de 30 años de Carolina del Norte, soñaba con ser ciega. Así como lo lee. Su madre le dijo que si miraba fijamente al sol quedaría ciega y desde entonces paso horas mirándolo directamente.

jewel

En su adolescencia aprendió braille y usaba anteojos oscuros y un bastón blanco para parece ciega. Algunos creerán que esta loca, pero en la realidad Jewel sufre de una extraña enfermedad llamada Desorden de Identidad de la Integridad Corporal o BIID (Body Identity Integrity Disorder), la cual produce en el individuo un deseo irrefrenable de ser herir irremediablemente una parte de su cuerpo. Los casos más comunes son personas que desean amputarse alguna extremidad, pero también los hay como Jewel quien quería perder su visión.

“Este es mi dulce perro. Mi muchacho dándome besos.”

Luego de pasar por un sin fin de doctores, finalmente encontró a un psicólogo que simpatizaba con su condición y estaba dispuesto a ayudarla. Después de una terapia para asegurarse de que el ser ciega era, efectivamente, “el sueño de su vida” (como ella lo describe), la ayudó a perder la visión. El proceso involucró un agente adormecedor (que no quitaba totalmente el dolor) y un par de gotas de limpiador de cañerías. Luego de esperar media hora, para asegurarse de que el proceso fuera irreversible, la condujo al hospital donde los doctores hicieron todo lo que estaba en su poder para salvar su visión.

Jewel-Shuping

Jewel describe la rabia que sintió cuando despertó y aún podía ver. Sin embargo, en los 6 meses que siguieron al incidente su visión se fue deteriorando hasta que finalmente sufrió un desprendimiento de cornea en un ojo y un glaucoma en el otro. Así quedo totalmente ciega. Jewel se declara como “profundamente feliz” y comparte su historia en un video en el cual declara que espera que su historia pueda ayudar a otros con el mismo desorden. Sin embargo, advierte que:

“No se vuelvan ciegos de la manera que yo lo hice. Sé que es una necesidad pero quizás algún día habrá un tratamiento para ello. Las personas como BIID son arrolladas por trenes, congelan sus piernas, o se caen de precipicios tratando de paralizarse. Es muy muy peligroso. Necesitan la ayuda de un profesional.”

¿Qué opinas de la historia de Jewel? ¡Cuéntanos en tus comentarios!