Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Esta mesera dio un mal servicio y la propina que le dejó una clienta la puso a llorar a mares

El cansancio y el estrés le pasaron la cuenta a la joven camarera, lo que hizo que perdiera la paciencia. 

Rara vez el peor día de tu vida se transforma en el mejor, pero a veces los milagros existen. Bien lo sabe Jennifer Peitsch, una chica de 20 años que reside en la ciudad de Winnipeg, en Canadá, que pasó de tener pasando una jornada para el olvido a sentir que se había ganado la lotería.

Ella es una esforzada joven, que durante las noches trabaja como camarera en el restaurante Mongo’s Grill, perteneciente a una cadena que también tiene presencia en Estados Unidos, cuenta una publicación del sitio Metro News. Suele tener turnos tranquilos, pero ese día la jornada fue agitada y ella perdió la paciencia.

jennifer

El cansancio y el estrés le pasaron la cuenta a Jennifer, y eso derivó en que comenzara a dar un muy mal servicio a los clientes que esa noche visitaron el restaurante. Eso hasta que llegó una clienta que con un gesto cambió el estado de ánimo de la chica.

“Todo estaba tardando un poco más, y yo estaba realmente ansiosa y estresada. Esta mujer me dijo que solía ser una camarera y comprendió lo que sentía”, dijo la chica.

boleta

 

A pesar de que la chica se notaba ofuscada y siendo una buena camarera, la clienta le dio una propina de mil dólares, por un consumo que apenas llegaba a los 87 dólares.

“Pensé que era un error, pero me aseguró que era la cantidad correcta, y yo sólo comencé a llorar y darle muchas gracias”, contó Jennifer

money.jpg.size.xxlarge.promo

El dinero llegó en un momento en que la joven lo necesitaba enormemente, para solventar sus gastos. De hecho, además de trabajar por las noches en el Mongo’s Grill, de las 7:00 am hasta las 4:00 pm trabaja en una tienda como dependiente.

Fotos: Jennifer Peitsch – Facebook.

 

pixel