Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Esta joven se ve fea cada vez que se mira al espejo por culpa de un extraño trastorno

Desde los 14 años, la joven sufre de una condición que afecta a una de cada 50 personas y que ha hecho de su vida un infierno. 

Alanah, una joven de 20 años de edad, vive una verdadera pesadilla hace algunos años, la que afecta a una de cada 50 personas y que se relaciona con la obsesión con los defectos físicos.

“Pensé que era una crueldad para los demás tener que ver mi rostro, que es realmente chocante. Veo marcas alrededor de toda mi cara, que mi mamá dijo que ella no ve. Veo mi piel llena de bultos y manchas. Veo mi nariz muy grande y torcida, sobresaliendo demasiado, y mis ojos demasiado pequeños”, relató la joven a BBC Mundo sobre la imagen que tiene de ella.

14264028_10153945875992759_5213650469258398472_n

De acuerdo a diagnósticos médicos, Alanah sufre de Trastorno Dismórfico Corporal (BDD, por sus siglas en inglés), al igual que muchas otras personas que no tienen conciencia de su existencia.

Cuando la chica se mira al espejo no sólo no se ve como el resto lo hace, sino que también puede pasar horas haciéndolo, con el fin de ocultar cualquier defecto que piense haber visto. Por lo mismo, su rutina de maquillaje puede durar hasta cuatro horas, aunque eso no asegura que baje su ansiedad de salir de casa.

“Mi rutina requería cuatro o cinco capaz de base y de corrector de ojeras. Los ojos siempre tienen que estar muy bien maquillados. Yo seguía retocando cada pequeña imperfección una y otra vez”, detalló sobre su preparación facial.

12196347_10153264703127759_8831736011136613118_n

Todo esto comenzó para Alanah cuando cumplió 14 años, momento en que todo comenzó a cambiar, por razones que aún no logra entender.

“No lo noté en ese momento, pero mirando en retrospectiva me doy cuenta de que eran los síntomas del BBD. Por ejemplo, yo estaba en el colegio y estaba muy atenta a mi entorno. Miraba alrededor para ver si había alguien mirándome, ver si había alguien riéndose, ver quién seguía hablando. En mi colegio había grandes ventanas y yo me miraba en ellas para verificar cómo lucía. Cada vez iba más al baño para mirarme en el espejo”, relató sobre el inicio de su problema.

Ante este panorama, a los 15 años abandonó la escuela. Su madre se esforzó durante mucho tiempo que Alanah asistiera a clases, cumpliendo su deseo de estudiar, pero se negaba una y otra vez a bajarse del auto, incluso llegaban a hacer ocho intentos cada día.

“Durante los primeros dos o tres años no sabíamos qué ocurría. De ser una estupienda estudiante, con mucha confianza en sí misma, simplemente colapsó. No podía salir. Yo tenía que bañarla, darle la bebida. Ella simplemente estaba todo el día en cama”, recordó Scarlett, la progenitora de la joven.

En ese sentido, la madre agregó que “es descorazonador porque yo sé que toda madre cree que sus hijos son hermosos, pero es que no hay nada malo en Alanah y creo que cualquiera puede darse cuenta de ello. Lo peor es que como madre, se supone que debes proteger y ayudar a tus hijos, pero yo me sentía inútil al no ser capaz de hacer nada por ella”.

11102026_10152810363522759_643976003507199470_n

Tras años de no lograr entender qué le pasaba a su hija, Scarlett aprendió que “no tengo que luchar con ella si dice que es fea. Simplemente debo no seguir con el tema. Eso es lo que ella y yo debo dejarlo así e intentar poner el foco en otras cosas”.

La decisión de la madre también se basa en el diagnóstico de Alanah, cuya condición conllevó que estuviese durante cinco meses internada en un centro médico y que ahora siga con sesiones regulares de terapia cognitivo-conductual.

“Mi principal preocupación con mi imagen es mi nariz, pero me tomó tres años de terapia para decirle a mi familia o mi terapeuta qué eso era lo que tenía”, confesó la chica sobre lo duro que ha sido el proceso de recuperación.

Por lo mismo, la muchacha se ha negado durante años a ser fotografiada. Hay días en que puede tomarse más de 200 selfies, pero luego las borra todas. Esto ha empeorado con las redes sociales, puesto que Alanah siempre se compara con el resto de las personas de su edad.

10450452_10152204837052759_5246905958094576759_n

Afortunadamente, día a día la chica ha ido dejando atrás los aspectos más graves de su condición. Actualmente, estudia Psicología en la universidad y planea cursar un doctorado, además de realizar una investigación sobre BBD.

Asimismo, Alanah recientemente protagonizó una sesión de fotos para BBC Mundo, donde se esforzó al máximo y permitió que por primera vez otra persona la maquillara y peinara, además de dejarse fotografiar.

“Hacia el final de la sesión me sentí un poco más cómoda y estoy contenta de haberla hecho”, relató la chica.

Una de las instantáneas de ese día está colgada en la sala de su casa, donde hace 6 años se habían retirado todas las imágenes de Alanah.

Fotos: Facebook Alanah Bagwell

pixel