Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Abuela rompe en llanto al recibir una noticia que cambará la vida de su nieta para siempre

Natasha Fuller es una niña de ocho años que padece el síndrome de Prune belly (o síndrome del abdomen en ciruela pasa), un trastorno congénito del aparato urinario, que la obliga a dializarse tres veces por semana.

Por esto, se hace necesario y de forma urgente que se someta a un trasplante de riñon. Aunque está en una lista de espera, debido a la gran demanda de donantes, podría pasar hasta tres años antes de recibir el órgano.

Mientras tanto, debe dializarse tres veces por semana en Hospital de Niños de Wisconsin por lo que vive con sus abuelos en Oakfield, Wisconsin mientras que sus padres y su hermana gemela viven en Oklahoma.

Viendo la situación de Natasha, Chris Burelton, su profesora en el colegio de Oakfield, decidió hacer algo al respecto y se sometió a exámenes para ver si era compatible. Afortunadamente así es.

La profesora citó a la abuela de Natasha para darle la noticia. Eso sí, le hizo creer que el asunto de la reunión era por otra cosa.

Chris le entregó una caja rosada que en el interior tenía el mensaje que decía que era compatible para ser la donante de riñón para Natasha.

“¿Usted? Oh, Dios mío!”, dijo la abuela antes de estallar en lágrimas. “Pensé que me había citado porque la niña hizo algo malo”, dice la emocionada mujer.

“Quiero hacer algo por esta niña”, dijo Jodi según recordó el director del colegio, quien agregó que la profesora, tras enterarse que era compatible, habló con su familia y su marido.