Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Escuchó la conversación de dos ancianas racistas en un restaurante y les dio su merecido

Jarred Wall estaba con su familia en una confitería cuando escuchó los desagradables comentarios de dos ancianas. Les dio una lección épica.

El racismo es una palabra que muchos queremos erradicar. Innumerables campañas se han realizado alrededor del mundo para acabar con las ofensas por color o raza. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos, continúan personas inescrupulosas que enfatizan en la discriminación, con ataques violentos, declaraciones públicas o simplemente con conversaciones de pasillo.

Justamente Jarred Wall fue testigo presencial de la última situación. El joven australiano se encontraba junto a su familia en una confitería, cuando oyó la particular charla entre dos mujeres que se ubicaban en la mesa de al lado, cuenta Minuto Uno.

12540877_10206752913714736_3776227664844075651_n

Según cuenta Wall en su publicación de Facebook, las señoras conversaban respecto a los aborígenes de Australia con epítetos negativos y racistas.

A pesar de las molestas y ofensivas palabras que proferían, el joven decidió responder de una manera particular. Sin entrar en discusiones, les dejó un mensaje en la cuenta. ¡Mira lo que escribió!

14305320_10208586719158726_2198791766298289560_o

“¡Disfruten el té! Cortesía de dos aborígenes sentados al costado de ustedes, en la mesa 26”, escribió en el ticket de las dos bebidas para las mujeres.

Además en su publicación en Facebook dijo lo siguiente:

“Podría haber comenzado una discusión sobre el abuso, pero no habría ayudado. En cambio, hice algo agradable. Les invité un té y les dejé una pequeña nota en el recibo”.

Finalmente, deseó que “tal vez estas señoras serán un poco más sensatas y pensarán antes de hablar. ¡Con suerte no habrá una próxima vez!”.

¿Qué te pareció el mensaje? Cuéntanos en los comentarios.

Foto: Jarred Wall – Facebook

pixel