Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Encontraron un barco hundido hace 1.800 años y en su interior tenía un “manjar” que enloquecía a los romanos

Debido a su ubicación la embarcación no había sido alcanzada por usurpadores, por lo que sus tesoros están intactos.

Un impresionante hallazgo realizó un equipo de arqueólogos, quienes encontraron un barco de la antigua Roma que naufragó hace 1.800 años frente a las costas de la isla de Cabrera, en Baleares, España. La embarcación fue hallada a 70 metros de profundidad, y a pesar del paso del tiempo, es uno de los pocos que existen intactos en todo el Mediterráneo Occidental.

Los responsables del hallazgo creen que muchas de las ánforas que portaba el navío están aún en su posición original y que el yacimiento ha permanecido a salvo de los usurpadores todo este tiempo, debido a su ubicación, ya que está en aguas que son parte de un Parque Nacional, publica El País.

shutterstock_488711344

“Que nosotros sepamos, es la primera vez que se encuentra un pecio (barco hundido) en aguas españolas completamente inalterado desde su hundimiento”, resalta Javier Rodríguez, uno de los arqueólogos subacuáticos que ha participado en la exploración y documentación de los restos.

Luego de hacer una expedición en la que estudiaron el fondo con un robot de exploración submarina, en que se obtuvieron las primeras imágenes de las ánforas, dos buzos profesionales comandados por tres arqueólogos del Instituto Balear de Estudios en Arqueología Marina, realizaron tres inmersiones durante dos días para documentar el barco.

Por medio de esta expedición científica se consiguieron unas 2.000 imágenes subacuáticas, que han servido para componer un plano a tamaño real de la embarcación, lo que ahora permitirá estudiarlo en detalle y publicar el hallazgo en una revista de divulgación.

shutterstock_562436293

Según los arqueólogos, la nave data del siglo III o IV, la que en su interior contiene entre 1.000 y 2.000 vasijas de barro que pueden aclarar el origen del navío. La mayoría son grandes ánforas de un metro de largo que se fabricaban en el norte de África.

Pero además se encontraron recipientes de menor tamaño, probablemente procedentes del sur de Portugal. Los arqueólogos creen que debía tener unos 20 metros de extensión y que era un barco mercante que transportaba garo, una salsa hecha con tripas y otros desechos de pescado salados y secados al sol., que en la antigüedad era considerado un manjar y se convirtió en un producto muy demandado por la sociedad romana.

Fotos: Shutterstock (Referenciales)

pixel