Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

En este país necesitan una aplicación para no terminar teniendo sexo con un familiar

Es una base de datos que contiene información genealógica de todos los ciudadanos y residentes legales del lugar.

Hay lugares donde la población es tan reducida que no resulta extraño que al final la mayoría de las personas pertenezcan solo a unas cuantas familias. Puede ser una situación anecdótica, pero cuando se trata de relaciones íntimas el asunto se complica.

Para nadie debe ser agradable ir a un bar u otro lugar y terminar en la cama con la duda de si la persona que tienes al lado en realidad un familiar. Puede parecer una locura, pero hay un lugar en el mundo donde es una situación recurrente, señala un artículo de El Confidencial.

shutterstock_548464912

Terminar intimando con un familiar sin siquiera saberlo es algo que puede suceder con facilidad en Islandia. El país tiene un poco más de 300.000 habitantes, y la mitad de ellos viven en la capital, Reikiavik, lo que hace que la mayoría tenga parentesco.

Por eso los islandeses son muy cautos a la hora de estrechar relaciones. Antes de comenzar una relación con alguien suelen cerciorarse de que no sea un primo o un tío lejano. Además de la escasa población, hay que sumar la dificultad de que los isleños árticos no tienen un sistema de apellidos como el de la mayoría occidental y resulta complicado establecer una línea genealógica. Por ejemplo; un niño nace y le ponen un nombre, digamos Jón. En cuanto al apellido, no se hereda de los padres como ocurre en la mayoría de los países; sino que se forma con el nombre del padre seguido de la palabra “hijo” (sson) o “hija” (dottir) detrás. Es decir, si Jón es hijo de Gustaf, el chico se llamará Jón Gustafsson, mientras que su hermana Ölof será Ölof Gustafdottir.

imagen-sin-titulo

Para evitar ciertos problemas, los islandeses cuentan con una herramienta única: el Íslendingabók. Se trata de una base de datos, sólo escrita en islandés, que contiene información genealógica de todos los ciudadanos y residentes legales que cuentan con la identificación del país.

La última iniciativa, muy bien acogida en la sociedad, ha sido una aplicación en Facebook para que los islandeses puedan acceder más fácilmente al libro y realizar una búsqueda más rápida de los datos que les interesen.

shutterstock_491295322

Por eso, no es de extrañar entrar a un bar en Reikiavik y ver cómo los jóvenes consultan en su smartphone el nombre de la persona con la que quieren relacionarse. Muchos lo hacen por diversión, pero es habitual que la mayoría mire su celular antes de tener un encuentro más íntimo con alguien.

Fotos: Shutterstock.

pixel