Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

En 1870 enviaron esta carta desde París en globo, apareció 145 años después

En 1870, un hombre llamado Charles Mesnier envió a su madre una carta por globo aerostático desde la capital francesa. Años después, apareció en los Archivos Nacionales de Australia donde quieren explorar qué le sucedió a esta familia.

Durante ese periodo, los alemanes cercaron la ciudad de París durante más de cuatro meses, debido a la guerra franco-prusiana.

En esos momentos, los globos aerostáticos fueron la única vía para enviar misivas entre la capital y el resto de Francia.

globo

Docenas de globos volaban durante la noche, para que miles de cartas fueran distribuidas. Una de ellas se perdió en el tiempo y en el año 2001 fue transferida a los Archivos Nacionales de Australia. Ahora ha visto la luz durante un proyecto conjunto con los Archivos Nacionales franceses.

“Es un elemento humano intrigante en un momento importante de la Historia”, comentó a la AFP la directora general adjunta de los Archivos Nacionales australianos, Louise Doyle.

88288977_6674243_0002

La carta fue enviada el 7 de diciembre y llegó a Pot-Audemer el 16 del mismo mes. En el escrito, el hombre entusiasmado tranquilizaba a su madre contándole que se encontraba bien, pese a la hambruna que se estaba pasando en esos momentos.

“Querida madre, todos los días espero recibir noticias tuyas y de la familia, pero hasta ahora no he recibido nada”, empezaba la carta. “Por el momento, el cerco no ha afectado el estado de nuestra salud… No tenemos carne todos los días, y cuando nos la sirven no es mucha cantidad, pero nos adaptamos fácilmente a este estado de las cosas”, aseguraba.

88287660_6674243_0001

La misiva era una sola hoja amarillenta doblada varias veces y con un sello que decía “par ballon monté” (por globo aerostático). En ella, se encuentra el testimonio de alguien que vivió de primera mano un momento importante en la historia.

“El deseo de expulsar a los prusianos es hoy el único pensamiento de París. Sufriremos todo antes de abrirles las puertas de la capital”, escribió Mesnier esperanzado.

Sin embargo, sus esperanzas se verían desvanecidas cuando la ciudad se rindió en enero de 1871, tras una intensa campaña de bombardeos.