Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Eligió perder 13 millones de dólares, no darle en el gusto a su jefe y todo por su hijo

Una situación inesperada se ha desatado en el mundo del béisbol norteamericano. Adam LaRoche, el primera base convertido en bateador de los White Sox de Chicago, decidió renunciar a su puesto y al último año de su contrato.

google.com_.mx-drake-laroche-zoom-a328...a-49b6-8e77-8a515937add6-730x677

Su hijo, Drake LaRoche, de 14 años, estaba acostumbrado a participar de las actividades del equipo de forma continua. Asistía a casi todos los entrenamientos, tenía su propio uniforme y casillero en el club, volaba en el charter del equipo junto con los jugadores y asistía a casi todos los partidos (presenció 120 de 162 el año pasado).

El adolescente tenía un tutor privado que le daba clases durante la temporada y concurría a la escuela durante el invierno.

google.com_.mx-adam-laroche-son-tease-160317-730x411

De acuerdo a Adam LaRoche la presencia de su hijo fue una de las primeras cosas que exigió a la hora de firmar el contrato, algo a lo que el presidente de la franquicia, Jerry Reinsdorf habría accedido de palabra y con un apretón de manos.

Finalmente, el dueño de la franquicia, le pidió a Adam que deje de llevar tanto a su hijo a los entrenamientos.

LaRoche, de 36 años, declaró que “Es, probablemente, el último año de mi carrera y no pienso pasarlo lejos de mi hijo”.

Esta tradición tiene un origen familiar ya que el padre de Adam, Dave, fue lanzador y entrenador y a menudo los llevaba al trabajo. De hecho, Andy, el hermano de Adam, también es un jugador de las Ligas Mayores.

Según Kenny Williams, el vice-presidente ejecutivo del equipo, algunos jugadores se habían quejado, de forma anónima, acerca de la continua presencia de Drake y esto llevó a la petición de que concurra a los entrenamientos solo el 50% del tiempo.

Sin embargo, varios jugadores salieron a respaldar la decisión de Adam y a denunciar un complot de parte de la dirigencia, ya que Williams habría esparcido rumores entre los jugadores y los entrenadores para lograr que el hijo de LaRoche sea expulsado del campo.

Muchos de ellos, de hecho, han salido a la defensa de Adam y de su familia.

3243F34300000578-3494378-image-a-2_1458166693787

Más allá de la resolución final del conflicto (por ahora parecería que el retiro de Adam se mantiene y el presidente del club ha declarado que “es hora de seguir adelante”) esta historia nos muestra un lado tierno y comprometido en el mundo de los deportes, una dinastía familiar de apasionados por el baseball que conciben al mismo como una actividad para realizar en familia, más allá del dinero y la notoriedad. Brindamos por ello.