Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El simple sándwich de atún de una niña de 10 años que provocó una batalla

Los padres y las autoridades de las escuelas italianas se encuentran debatiendo acerca de la prohibición de llevar comida casera para consumir en el colegio.

El debate se inició nuevamente cuando una niña de diez años llevó un sándwich integral de atún y tomates orgánicos para comer en su escuela, ubicada en Milán.

shutterstock_76271296

La pequeña fue obligada por los profesores a comer sola en su aula, debido a que la legislación italiana prohíbe consumir en el colegio alimentos llevados desde el hogar.

shutterstock_151382231

Este hecho revivió el antiguo conflicto que enfrenta a los padres que se oponen a la medida con la autoridades, quienes tuvieron un revés el pasado 13 de septiembre, cuando un grupo de familias obtuvo un importante triunfo judicial en un proceso iniciado hace tres años en Turín, reconociendo el derecho de los litigantes a alimentar a sus hijos con comida casera en el colegio.

Luego de esta resolución, los padres de otras ciudades decidieron que sus hijos llevarían comida hecha en casa al colegio. Entre ellos estaban los padres de la pequeña estudiante de Milán, quienes relataron la historia en un prestigioso periódico italiano.

“Mensa scolastica”

Con este nombre se conoce al beneficio que tienen los niños de almorzar en los colegios, servicio que está garantizado para los alumnos de primaria que estudian hasta la tarde, que en total son más de dos millones que se alimentan en los comedores escolares diariamente.

shutterstock_442916233

Este servicio tiene un costo para las familias que varía de acuerdo a su condición económica y a la región, precio que puede variar entre los 0,20 hasta los 7 euros. Aunque los estudiantes más pobres pueden almorzar gratuitamente en la mayoría de las zonas del país.

shutterstock_432895555

Los padres que defienden la comida casera o “schiscetta”, se quejan por la mala calidad de los almuerzos que se dan en los colegios y por su alto costo, debido a que las familias que tienen más recursos económicos deben financiar a los más pobres. Además, hacen alusión a que está siendo vulnerado el derecho fundamental de elegir libremente.

Al respecto, la vicealcaldesa de Milán, Anna Scavuzzo, indicó que “ésta es una protesta de cuatro o cinco padres, sobre 80.000 comidas (que se sirven a diario en las escuelas de Milán), según lo informado por el diario Corriere della Sera y replicado la BBC.

shutterstock_76861732

Scavuzzo también señaló que esta medida protege la salud de los niños, debido a que los alimentos llevados desde el hogar pueden contener infecciones, virus o estar contaminados. E indicó que uno de los objetivos de la educación incluye las reglas a la hora de comer.

Este último punto fue ratificado por el doctor Claudio Maffeis, director de la unidad de pediatría del hospital Borgo Trento de Verona, asegurando que “el almuerzo escolar es una excelente oportunidad de educación nutricional, como han demostrado numerosos estudios para la prevención de la obesidad, diabetes e hipertensión”, de acuerdo a lo publicado por el diario La Repubblica.

Fotos: Shutterstock

pixel