Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El “nuevo castigo” para los alumnos que se portan mal: sentarlos a meditar

Niños enojados, estresados, revoltosos o inquietos son puestos a meditar; adiós al clásico reto.

La estrategia iniciada por una escuela primaria en Maryland, Estados Unidos, parece tener buenos resultados. Ya desde el año pasado, directivos y maestros tomaron la decisión de no castigar ni suspender a ningún alumno más y, en su lugar, orientarlos hacia una práctica de meditación, según señaló Metro.

En esta escuela ya no se ven niños castigados, parados fuera de clase, sino sentados en postura de loto, en el “Mindful Moment Room” (Sala para momentos de introspección). Allí, la iluminación tenue y los cómodos almohadones color violeta ayudan a los niños revoltosos o con mala conducta a relajarse y reflexionar. Una simple y gran solución para una clásica y repetida realidad.

Foto: Pixabay

pixel