Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El momento en que el campeón ruso de bofetadas sufre su primera derrota

Vasily Kamotsky estaba invicto, hasta ahora. El ruso, conocido como el rey de las bofetadas, había ganado a todos y cada uno de los rivales a los que se había enfrentado, pero la racha de victorias de este granjero tenía que llegar algún día a su fin.

El encargado de hacerlo caer fue Vyacheslav Zezulya, otro ruso aún más corpulento que Kamotsky, que se enfrentó al campeón en la final del último concurso de bofetadas. Kamotsky golpeó primero con su habitual contundencia, pero no fue capaz de tumbar a su enemigo como solía hacer en otras ocasiones. Así que se preparó para recibir la bofetada, sin pensar que podía ser el fin de sus victorias.

Zezulya impactó de lleno la cara de Kamotsky, que cayó hacia delante y tuvo que ser sujetado por sus ayudantes para no caer al suelo. El campeón perdió por primera vez y Vyacheslav Zezulya se convirtió en el nuevo rey de los concursos de bofetadas consiguiendo un doble premio: los 675 euros del ganador y el prestigio de haber tumbado al hasta ahora hombre invencible.

Una vez que se repuso, Kamotsky dijo que “me pegó un buen tortazo y me gustó. Me echó a dormir un poco. Creo que podría haber seguido, pero me agarraron y me sacaron de allí”. Ahora, Kamotsky ya piensa en volver a recuperar su trono porque está convencido de que podrá noquear al nuevo campeón: “Solo le pegué con el 25 por ciento de mi fuerza”, remató.

Foto: Captura de video.

Etiquetas