Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El misterioso origen de la palabra mágica “Abracadabra” que ni tú sabías

Durante el siglo III antes de Cristo, una grave enfermedad arrasaba con los romanos, quienes creían que era provocada por espíritus y demonios y buscaban una cura.

Siempre hemos creído que la palabra “Abracadabra” ha sido utilizada desde el principio por los magos para realizar sus hechizos, pero el origen de este término no tiene nada que ver con esto, sino que era una creencia en la antigua Roma para curar la Malaria, una enfermedad que se había convertido en una grave plaga.

Esto se comprobó cuando científicos sacaron muestras de ADN del parásito Plasmodium desde los yacimientos romanos que existieron en el año 450 antes de Cristo. Este mal habría sido una de las causas de la caída del Imperio Romano y sus habitantes nunca supieron que se transmitía por la picadura de un mosquito.

shutterstock_560380507

Los romanos pensaban que la malaria, que en italiano medieval significa “mal aire”, era un mal provocado por demonios o malos espíritus a través de la magia, e incluso tenían una diosa que los protegía, llamada febris, tal como se explica en Gizmodo.

Por esto, los médicos del siglo III planteaban soluciones de acuerdo a las creencias de la época y así fue como surgió la palabra “Abracadabra”. El médico Quintus Serenus Sammonicus postuló una cura para la malaria, la cual describió en su obra “Liber Medicinalis“:

magia

Las instrucciones para prevenir esta enfermedad comenzaban con la escritura de la palabra “Abracadabra” en un papel, repitiéndola hacia abajo y sacando la última letra, en forma de triángulo o pirámide invertida y hasta que quedara sólo la “A”:

Abrakadabra

Luego el papel debía ser enrollado y envuelto en tela, formando un amuleto que debía ser llevado en el cuello durante nueve días, jornada en la que tenía que ser arrojado por encima del hombro a un río cuyo cauce fuera en dirección al este. Curiosamente, el galeno indicaba que si este método no daba resultados, el paciente debía untarse todo el cuerpo con grasa de león.

Pero en 1898, la ciencia logró explicar que el mosquito Anopheles es el transmisor de la enfermedad a los humanos, una de las más mortales hasta la actualidad, porque aún no se encuentra una vacuna o medicamento que sea completamente efectivo contra este mal.

Fotos: Shutterstock / Wikipedia

pixel