Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El inesperado efecto del coronavirus en la tasa de suicidios en Japón

No era un efecto esperado, pero ha sucedido: la tasa de suicidios sufrió un descenso en Japón. De acuerdos a los datos que se manejan en el país asiático, comparado con el mismo mes del año pasado, abril de 2020 tiene un 20% menos de decesos por este motivo. Y todo se debería al coronavirus.

En abril, 1.455 personas se quitaron la vida en Japón, 359 menos que en abril de 2019, según informa The Guardian. 2003 fue el año en el que más suicidios se registraron en el país, con 34.000 casos, y desde entonces la tendencia ha sido a la baja. El año pasado fueron 20.000, pero la caída del mes pasado ha sorprendido ya que la situación de tensión, incertidumbre y estrés provocada por la emergencia sanitaria del Covid-19 hacía prever un repunte.

El país lleva bajo el estado de emergencia desde el 17 de abril y cuenta con 16.049 infectados y 678 muertos, una de las tasas más bajas de su entorno. Finalmente, pasar más tiempo con la familia, menos en interminables trayectos en transporte público de casa al trabajo y del trabajo a casa y el cierre de las escuelas, ha reducido la tasa.

A pesar de que los suicidios han descendido en los últimos años, lo que sí ha aumentado en Japón ha sido el suicidio infantil. La mayoría de las veces se ha citado el bullying y otro tipo de problemas escolares como la principal causa. Además, el año escolar empieza en abril en un país altamente competitivo en el que los alumnos —y los padres— se ven sometidos a mucha presión.

Este año, a causa del coronavirus, el comienzo del curso se ha postpuesto, de momento sin fecha segura. “El colegio provoca mucha presión entre los jóvenes, pero en este abril ya no existe esa presión”, dijo a The Guardian el exdirector de la Federación Japonesa de Inochi-no-Denwa, Yukio Saito.

Además, según Saito, en tiempos de crisis nacionales y desastres, “tradicionalmente la gente no piensa en el suicidio”. Por ejemplo, el año del terremoto y el tsunami posterior que provocó la tragedia de Fukushima, los casos de suicidio disminuyeron considerablemente, recoge El Confidencial. 

Sin embargo, habrá que ver cómo evolucionan los números después de la pandemia. En 1997, después de la gran crisis financiera asiática, la tasa de suicidios aumentó en un 35% en Japón. Si la crisis sanitaria arrastra una crisis laboral larga y profunda puede ser que vuelva a haber un repunte en los casos de suicidio, ya que los factores económicos y laborales tienen mucho más peso en situaciones como ésta.

Foto: Shutterstock.

Etiquetas