Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La descomunal mentira con la que EE.UU. ocultó la construcción de una poderosa arma

Los líderes militares norteamericanos contactaron a los mejores artistas de Hollywood para crear un gigantesco ‘set’ en el lugar más insólito que te podrías imaginar.

Dicen que en el amor y en la guerra todo se vale. Especialmente en este último caso, y sobre todo cuando estás a cargo de la potencia militar más poderosa del planeta y debes mantener la seguridad, tranquilidad y moral alta de los millones de seres humanos que conforman su población.

Pues en los últimos días de 1941, esa tarea resultaba ser bastante compleja. Pocos días habían pasado desde el sorpresivo y sangriento ataque japonés contra la base naval de Pearl Harbor, en Hawaii, la moral del ejército estadounidense había recibido un golpe bajo y la paranoia comenzaba a ser un síntoma colectivo en la ciudadanía, y lo que es peor aún: hasta el mismísimo presidente temía la posibilidad de un ataque del Eje en suelo norteamericano.

Hollywood acudió al rescate, pues las imaginaciones más galardonadas de occidente fueron contactadas desde El Pentágono para construir la escenografía más grande que se haya creado hasta la época: recrear todo un vecindario encima de las instalaciones de Boeing, la empresa fabricante de aeronaves que por aquel entonces desarrollaba uno de los bombarderos más letales que combatió en la Segunda Guerra Mundial, el B-17.

Una de las mentes más destacadas con la que se contó fue la del experimentado director de arte John Stewart Detlie, con una veintena de películas en su currículum y una nominación al Óscar. Durante semanas se trabajó durante día y noche para forjar la ciudad sobre los techos.

El objetivo a cubrir: la ‘Planta 2’ de Boeing, donde trabajaban 30 mil personas y se producían 300 aviones de guerra al mes.

fake-neighborhood-south-seattle

La tarea no era para nada sencilla, había que recrear un vecindario completo, con todo lo que ello implica, en un área de 165 mil metros cuadrados en las afueras de Seattle.

camouflagefactory

El enorme decorado inicialmente contaba con calles, viviendas de utilería, árboles y vegetación creada a partir de materiales para camuflaje, todo para recrear un típico paisaje suburbano en el techo de las instalaciones militarizadas.

camouflagetown2

Poco tiempo después se decidió contratar actores que recrearan los pasos de gente “normal”, paseaban animales, cortaban el césped, tomaban sol y hacían picnics en el parque. La producción fue descomunal.

Duluth-Timber-Company-Boeing-Plant-2-Wood-4

Para fortuna de los norteamericanos, las fuerzas del Eje, especialmente las japonesas, nunca llegaron a atacar nuevamente sobre suelo estadounidense, por lo que luego de la guerra el decorado fue desmontado y descartado para siempre.

modeltown

Un material en video producido por los aliados mostraba el desarrollo y la “forma de vida” que se desarrollaba sobre la construcción de este letal bombardero, según consigna LaSegundaGuerra.com.

Fotos: Shutterstock, Dornob.com, Messynessychic.com

pixel