Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El balón de fútbol que sobrevivió a la tragedia del Challenger llega al espacio 31 años después

Una fotografía en Twitter, publicada por el astronauta Shane Kimbrough, dio a conocer la presencia de la pelota en el espacio.

El accidente del transbordador Challenger, ocurrido el 28 de enero de 1986 y que costó la vida de siete tripulantes, es considerada una de las tragedias más graves en la conquista del espacio.

Entre los objetos que había en esa misión, había un balón de fútbol que sería enviado al espacio pero que no logró llegar a destino producto del accidente. Sin embargo, 31 años después finalmente logró llegar al espacio.

De manera previa a aquel despegue, la pelota fue entregada al astronauta de la NASA, Ellison Onizuka, y fue firmado por jugadores y por su hija que asistía a la escuela preparatoria Clear Lake de Texas, según indica el sitio Informador.

espacio tres

Pese a que Onizuka fue uno de los siete astronautas que murieron por la explosión, el balón fue recuperado entre los restos que quedaron y fue enviado a la escuela Clear Lake. Allí estuvo en exhibición durante las últimas tres décadas.

Sin embargo, el año pasado todo cambió pues el astronauta Shane Kimbrough, cuyo hijo asiste a dicho establecimiento educacional, se encontraba preparando su misión a la Estación Espacial Internacional (EEI) y decidió preguntarle al director de la escuela si podía llevar el balón con él.

La respuesta fue un sí y, el pasado 3 de febrero, Kimbrough publicó en su cuenta de Twitter la fotografía donde aparece la pelota frente a la ventana de una cúpula de la estación que da a la Tierra.

Janelle Onizuka-Gillian, hija de Onizuka, se pronunció al respecto y sostuvo que “el balón ha continuado en muchos aspectos la misión que mi padre emprendió hace muchos años y ha seguido viajando y explorando el espacio inspirando a tantos a través de su historia”.

Fotos: Twitter / Shutterstock.

pixel