Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Ejército estadounidense fabricará balas biodegradables que al ser disparadas germinarán plantas

Buscarán darle este ecológico uso a los miles de casquillos que se disparan diariamente en los entrenamientos militares

Debido al daño que causa una bala al impactar con su objetivo, probablemente nunca hemos puesto atención en otros detalles como el perjuicio al medio ambiente que causan los restos de estas municiones.

Los miles de entrenamientos que realiza el ejército de Estados Unidos hacen que los casquillos desechados sean dejados en el piso o que queden enterrados pocos metros bajo tierra, convirtiéndose en verdaderos desechos.

Y es que en los ejercicios de guerra, tanto de Estados Unidos como del resto del mundo, se disparan un gran número de balas, desde granadas de 40 mm de baja velocidad hasta artillería de 155mm.

balas

Todos los componentes de las municiones pueden tardar cientos de años en biodegradar y además se corroen, transformándose en un verdadero foco de contaminación para el suelo y los suministros de agua.

Ante esto, el Departamento de Defensa de dicho país está buscando una manera de limpiar estos desperdicios, poniendo en marcha el desarrollo de municiones biodegradables cargadas con semillas, las que harán brotar plantas luego de ser disparadas.

De esta forma, los brotes eliminarán activamente los contaminantes del suelo, consumiendo los otros componentes biodegradables. La idea es que los animales también puedan comer estas plantas sin poner en riesgo su salud.

planta balas

Cabe mencionar que la propuesta fue presentada a través de una agencia de Investigación de Innovación para que pequeñas empresas se encarguen de solucionar el problema, cuyas postulaciones estarán abiertas hasta el 8 de febrero.

La entidad seleccionada debe desarrollar un proceso para que los compuestos biodegradables y las semillas sean incrustadas en armamento de 40 a 120mm. Además, se espera que se puedan desarrollar otras formas en las que estos tipos de materiales integradas puedan ser utilizados para otros propósitos diferentes a la defensa militar.

Foto: Shutterstock

pixel