Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Dejó a sus hijos solos durante 7 minutos y lo que vio cuando regresó lo dejó paralizado

La infancia es el período que más anécdotas deja, especialmente en los padres, quienes siempre recordarán alguna travesura.

Tal es el caso de Paul Schettini, un padre estadounidense de Florida, quien jamás imaginó lo que podrían hacer sus hijos al quedar durante siete minutos sin la supervisión de algún adulto.

Paul se quedó a cargo de sus dos pequeños mientras su esposa estaba fuera de casa. Ella volvería al día siguiente, por lo que debía hacerse cargo del hogar.

“Todo iba bien, los niños estaban viendo una película y jugando mientras yo estaba en la cocina. Mi hija me preguntó si podían jugar en su habitación”, contó el hombre a ABCNews.

Tras la autorización, el padre se despreocupó unos minutos, ya que escuchaba a los menores jugar y reír en la habitación.

“Si ellos están quietos y no escucho nada, ahí es cuando debes correr, porque definitivamente algo malo debe estar pasando”, apuntó.

Siete minutos después, Paul se llevó la sorpresa de su vida: cada centímetro de las paredes del cuarto de su hoja estaba pintando de verde y rojo.

Pared pintada

“Mi hijo, que estaba vestido anteriormente, venía caminando hacia mí sólo en pañales y pintado. Tras él había huellas de pintura roja y verde por todo el piso. Y fue como ‘Oh, señor’. Seguí sus pasos y pensé que tenían sus manos un poco manchadas con pintura, que no podía ser tan malo, pero cuando llegué a la habitación fue como si me hubiesen golpeado con un ladrillo. Simplemente me paralicé”, detalló el padre.

Piso y paredes manchadas

“Mi hija daba vueltas en una esquina sólo con ropa interior, puesto que estaba completamente teñida. Después de salir del ‘shock’, dije ‘Oh no, ahí va el depósito en garantía’, porque la casa es arrendada”, agregó.

Marcas de manos en las puertas

Afortunadamente, la pintura usada por los menores era lavable y, gracias a la ayuda de algunos vecinos, Paul logró limpiar todo antes que volviera su esposa a casa.

desastre3

“Quedé muy impactado, pero nunca me enojé. Simplemente me reí. Son niños siendo niños, es una historia divertida, después de todo”, concluyó el hombre.

Pese a la sorpresa y el apuro por limpiar el desastre, Paul grabó la creación artística de sus pequeños en un video que, hasta ahora, ha superado las 20 mil reproducciones en Facebook.