Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Decidió romper esquemas en su fiesta de graduación y fue expulsada por su vestuario

Aniya Wolf era una estudiante de la secundaria estadounidense Bishop McDevitt que quiso asistir a su baile de graduación con una tenida que la hiciera sentir cómoda. Para ella, la prenda elegida era un esmoquin y no un vestido formal, como el resto de sus compañeras.

A Aniya nunca le gustó usar ropa femenina, siempre prefirió las poleras y pantalones para asistir a clases, por lo que su última día no iba a ser la excepción.

“Siempre he sido así, desde que era niña”, comentó la joven a ABC 27 News, agregando que “siempre he sido más masculina, nunca podrías haberme atrapado jugando con muñecas”.

Pese a que ella tiene las cosas claras, en la escuela católica a la que asistía no estaban de acuerdo con su punto de vista, por lo que le enviaron un mail en el que todos sus planes eran inútiles, puesto que exigían que todas las niñas usaran vestidos formales.

En ese momento, Aniya y su madre, Carolyn, ya habían comprado el traje, por lo que la apoderada decidió enviar un correo de vuelta quejándose, ante lo que recibió una nueva negativa del establecimiento, la que incluso amenazaba con que no dejarían entrar a Aniya si se presentaba con otra vestimenta.

Pese a la negativa, la chica de todas formas llegó a su celebración con esmoquin, por lo que fue expulsada y amenazada con la policía si no abandonaba el lugar.

“Creo que mi experiencia no debería ser diferente a la de otras personas porque es algo con lo que nací”, declaró Aniya sobre el indignante suceso, apuntando que la escuela la hizo sentir como si ella fuera un “error”.

Su historia rápidamente se tomó las redes sociales, donde ha recibido el apoyo de miles de personas. De hecho, Aniya recibió una invitación, junto a su cita, de una escuela cercana para que asistiera a su fiesta de graduación, en la que otros también usarán traje para solidarizar con ella.

Dada la polémica, la escuela de la chica emitió un comunicado explicando que el código de vestimenta había sido enviado hace meses a sus alumnos.

“Sin lugar a dudas, nosotros amamos, respetamos y valoramos a todos nuestros estudiantes. El código de vestimenta específico para las mujeres debían ser vestidos formales.También se indicó que si los estudiantes no cumplían con este código no serían aceptados. La política completa del código de vestimenta fue enviada a los padres hace tres meses. Un recordatorio fue enviado a todos los estudiantes en marzo pasado”, justifica la secundaria en la circular.

“Cuando nos enteramos que una estudiante femenina quería usar un esmoquin, nos contactamos con su madre con la esperanza de resolver la situación. Es importante señalar que los estudiantes que no han cumplido estas normas en años anteriores tampoco han sido aceptados. Bishop McDevitt continuará practicando la aceptación y el amor para todos nuestros estudiantes. Ellos son hombres y mujeres jóvenes impresionantes. Simplemente les pedimos que sigan nuestras reglas”, cocnluye el texto.