Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

¿Cuál es el asiento más seguro y el más peligroso en un automóvil?

Estudios apuntaban que el sitio más seguro estaba en los asientos de atrás, justo detrás del conductor, pero ahora nuevos hallazgos contradicen esta teoría.

El automóvil es el medio de transporte más peligroso después de la motocicleta, pero al contrario de esta, en el auto existe una peligrosidad que varía en función de dónde vayamos sentados.

Siendo así, ¿cuál es el asiento más peligroso y cuál es el más seguro? La última investigación de la que tenemos conocimiento, elaborada por el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS, por sus siglas en inglés) arroja que los asientos traseros proporcionan a sus ocupantes un mayor riesgo de lesiones o muerte que los delanteros en un accidente automovilístico, pero solo en algunos escenarios.

Este estudio viene a contradecir a las investigaciones anteriores, que generalmente han sugerido que el asiento más seguro de un automóvil es el que está detrás del conductor, dado que el conductor instintivamente siempre trata de protegerse a sí mismo y, en caso de accidente, deja ese lado menos expuesto.

Pero el IIHC sugiere ahora que, dado que los fabricantes han puesto tanto hincapié en mejorar la seguridad de los asientos delanteros con el “air bag” y otras innovaciones, los asientos de atrás han quedado más desprotegidos que los de delante. Además, los cinturones de seguridad traseros tienden, según el informe, a ser menos eficientes o contar con limitadores de fuerza, que reducen las lesiones causadas por estos elementos de protección.

“Los fabricantes han trabajado mucho para mejorar la protección de los conductores y los pasajeros del asiento delantero”, explicó en un comunicado David Harkey, presidente del instituto. “Nuestra prueba de choque frontal de superposición moderada y, más recientemente, nuestras pruebas frontales de superposición leve del lado del conductor y del pasajero son una gran razón, esperamos que esta nueva evaluación estimule un progreso similar en el asiento trasero”, añadió.

De acuerdo al mismo estudio, gran parte de las lesiones o muertes en accidentes analizadas estaban causadas por la enorme presión ejercida por los cinturones de seguridad. “Estamos seguros de que los fabricantes de vehículos podrán encontrar una manera de resolver esto igual que lo hicieron en los asientos delanteros”, dijo Harkey, sugiriendo que los cinturones traseros comiencen cuanto antes a incorporar tecnología de limitación de fuerza.

Un estudio del mismo instituto apunta además a que no solo hay que tener en cuenta el sitio sino la edad del pasajero. Estudios anteriores apuntaban que los niños de hasta ocho años estaban más seguros en la posición central del asiento trasero (donde habitualmente se coloca la silla para bebés) pero que este índice de seguridad descendía conforme aumentaba la edad, consigna El Confidencial.

Entre los 13 y los 54 años, según esta investigación, no se registraban diferencias entre delante y detrás, y a partir de los 55 años el asiento de atrás resultaba ser más peligroso para el pasajero, al menos en modelos nuevos de automóviles.

Fotos: Shutterstock.

pixel

Etiquetas