Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Cómo superar el síndrome de la silla vacía en Navidad

La Navidad, más allá de lo banal de los regalos y la decoración, es un momento para pasarlo en familia y disfrutar de la compañía de ellos.

cena

Todos hemos tenido un ser querido que ha partido de esta vida terrenal y estas fechas nos recuerdan a esa persona especial que no está físicamente con nosotros.

Tamara de la Rosa, psicóloga

Tamara de la Rosa, psicóloga

“En estas fechas es casi imposible estar al margen de la cantidad de mensajes y recordatorios que invitan a ser felices, pero el bombardeo mediático de alegría y felicidad puede ser un infierno para quienes están viviendo un duelo o no lo han superado”, explica la psicóloga Tamara de la Rosa a El País.

A veces sentimos que nuestra vida se detiene, pero hay que seguir luchando por los que siguen con nosotros. No es buena la negación y guardarnos los sentimientos. Lo importante es saber llevar nuestro dolor.

navidad-soledad

No debemos hacer como si nada hubiera pasado porque sería un autoengaño y una manera de rechazar el dolor natural”, cuenta la psicóloga De la Rosa.

Consejos para sobrellevar el momento

Buda decía “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” y teniendo en cuenta que este es un proceso duro, hay herramientas para poder sobrellevarlo de la mejor manera en estas fiestas:

1. Es sólo una fecha

fecha

La Navidad es solo una fecha en el calendario y cada persona le da el significado que quiera, por lo tanto podemos simplemente tomarla como una fiesta más y no darle más significado, para no abrumarnos.

2. Un brindis

fecha

Recordar a esa persona en nuestra cena navideña no tiene por qué ser siempre triste. Se puede hacer un brindis con unas palabras dirigidas a esa persona que ya no está.

3. Recuerdos felices

recuerdos

Otra opción es recordar los momentos más divertidos que pasamos con esa persona en otras Navidades. Ayuda a sentir alivio y descargar emociones contenidas.

4. No trivializar

Muchas veces intentamos desdramatizar la situación diciendo “alégrate que es Navidad” o  “no pienses en eso en estas fechas”. Este tipo de frases hacen que nuestro dolor parezca ridículo y que no tenga razón de ser.

5. Reconfortarte en los tuyos

tuyos

Muchas veces estamos más pendientes de lo que nos falta que de lo que tenemos. Con las personas ocurre lo mismo, que el dolor por quién se ha ido, nos impide disfrutar del cariño de los que siguen estando con nosotros.

6. No culparnos

culpa

Celebrar la Navidad no significa olvidar a quien no está, sino que significa seguir viviendo y disfrutando la vida.