Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Cinco mitos del alcohol que todos creíamos que eran verdad y que son COMPLETAMENTE FALSOS

Muchas creencias existen en torno al consumo de alcohol. Algunas asociadas a los tipos de tragos que son menos dañinos que otros, y otras sobre los remedios para solucionar la indeseada resaca.

Por lo mismo, hay muchas historias que todos creemos que son verdad, pero no son más que una farsa. Quizás sean más de cinco, pero por ahora te presentamos los más recurrentes.

¡Revísalos a continuación!

1. Tomar ibuprofeno NO alivia la resaca

shutterstock_149121251

Por desgracia, en el momento que comienzas a sentir dolor de cabeza, el efecto de este analgésico es nulo. Tampoco debes ingerirlo cuando bebes, puesto que podría causarte una inflamación al hígado hasta dañarlo.

2. Cada tipo de alcohol tiene su propio efecto sobre el cuerpo

shutterstock_353821778

¿Cuántas veces no escuchaste que la cerveza causaba efecto más lento que el tequila? El alcohol es alcohol y tiene el mismo efecto, independiente de su clase. La diferencia radica en cómo te sientes cuando estás bebiendo. Por ejemplo, es probable que te emborraches más pronto si tomas varios shots de tequila en una hora, a que si tomas una copa de whisky en el mismo lapso de tiempo.

3. El vino blanco es más saludable que el vino tinto

shutterstock_388204339

Muchas personas creen que el vino blanco es más saludable que el tinto porque no contiene azúcar. Sin embargo, los expertos aseguran que la diferencia del blanco con el tinto es mínima, pese a que posee menos azúcar. Por lo mismo, si no sabes cuál tomar, prefiere el tinto, ya que contiene más antioxidantes que el blanco.

4. Tomar café disminuye la resaca

shutterstock_186566120

Tomar cafeína no le impedirá a tu organismo absorber el alcohol. Quizás el café te hará sentir más alerta, pero está lejos de impedirte o disminuir la resaca.

5. El alcohol puede matar neuronas

shutterstock_153551429

Puede que te sientas algo torpe cuando consumes alcohol, pero no es cierto que esta sustancia mate las células de tu cerebro. El alcohol altera tus funciones cerebrales, pero no mata tus neuronas.