Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Chico autista fue insultado por un cliente y su jefe lo defendió MAGISTRALMENTE en Facebook

Tener autismo no debe ser nada fácil y, sobre todo, en una sociedad que tiende al bullying y a la discriminación. En Alaska, un restaurante llamado Little Italy, hizo historia y se volvió muy popular a través de las redes sociales después de que su dueño defendiera al repartidor de comida que sufre autismo, luego de que éste recibió un violento maltrato por parte de un cliente.

littleitaly

Cuando el cliente llamó para quejarse del repartidor diciendo que arruinó su pedido y que estaba bajo los efectos de las drogas, la hija del propietario contestó el teléfono y le aseguró al cliente que el chico del reparto no tenía ningún problema de ese estilo. Cuando el cliente se enteró de la verdad alegó que el restaurante estaba mintiendo.

Emily, hija del dueño del restaurante Little Italy

Emily, hija del dueño del restaurante Little Italy

PJ. Gialopsos, el dueño del local, publicó un post en la página de Facebook relatando el lamentable episodio y explotó en las redes.

“Durante el fin de semana recibimos una queja acerca de uno de nuestros repartidores a domicilio. El cliente no estaba simplemente quejándose, estaba despotricando y siendo falta de respeto. Nos informó que nuestro conductor era un idiota, que consumía drogas y estaba ¡FURIOSO! Se le explicó tranquilamente que no, que el conductor no estaba en drogas… ni tampoco bebía… que es autista y tiene un pequeño impedimento en el habla. El cliente le dijo a la persona que estaba en el teléfono que era una mentirosa, le dejó unas cuantas malas palabras más y colgó.

restaurant-roDAgh

PJ. Gialopsos y su familia dueña del restaurante

Cuando el conductor regresó, vino a mi oficina un poco tembloroso porque el cliente estaba enojado. Había mezclado la bolsa de comida pero rápidamente fue a buscar la orden correcta a su coche. Los errores se cometen todo el tiempo durante una vida de negocios y cuando nosotros los cometemos hacemos lo más posible para corregir los problemas inmediatamente. Eso no pudo satisfacer a este hombre… él lo reprendió [al repartidor] y después le dijo algo que no escribiré aquí. No es la primera vez que recibo comentarios acerca de este empleado, pero normalmente apenas explico, siempre son MUY comprensivos cuando saben que sus maneras tenían una razón.

Este conductor ha trabajado con nosotros por dos años. Es un estudiante universitario con muchos logros, tiene una personalidad increíblemente curiosa, un divertido sentido del humor y ¡una gran ética de trabajo! Uno pensaría que para el año 2015, la mayoría de la población ha aprendido o al menos ha escuchado acerca del autismo. Entiendo que hay una gran porción de nuestra población que se contenta con permanecer desinformada y sin educación, pero eso no les da el derecho para tomar esa ignorancia y convertirla en una falta de respeto hacia dos de mis empleados.

little

Por lo tanto, hemos despedido a este cliente. Esa dirección, ese nombre y ese teléfono será etiquetado con un mensaje que diga NO ENTREGAR, NO ACEPTAR UNA ORDEN. Y ese cliente no se sorprenderá después en su vida al saber que su “idiota y adicto” repartidor hace mucho tiempo que se transformó en el físico, microbiólogo o ingeniero químico que hizo posible que se descubriera lo que salvará su triste ****** algún día.

Sólo digo,

Gracias por permitir mi pequeña diatriba aquí.”