Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Aunque suenan milagrosas: Por tu salud no deberías seguir ninguna de estas dietas

El camino para llegar al peso ideal, muchas veces, podría llevarte a tomar decisiones que afecten nuestra salud. 

El cuerpo perfecto y el peso ideal son la fantasía con la que todas y todos soñamos. A pesar de esto, las ganas no son suficientes pues no basta simplemente con realizar horas y horas de ejercicio, es muy necesario también seguir una dieta adecuada que nos permita alcanzar las metas que nos hemos propuesto.

La pregunta del millón es ¿qué dieta es la mejor?, mejor dicho, ¿qué dieta es la peor?  ya que existen millones de recetas que prometen una pérdida de peso milagrosa, con resultados desastrosos que podrían ocasionar problemas graves de salud.

El nutricionista Rihannon Lambert reveló las dietas de moda que por ningún motivo debes seguir, si quieres mantenerte sano y no arriesgar tu vida a costa de tener un cuerpo de verano todo el año.

A continuación, realizaremos un listado de las dietas más peligrosas, según publica Daily Mail.

Jugos de limpieza

shutterstock_192709250

Cualquier sugerencia que diga que el cuerpo humano puede desintoxicarse mediante jugos de fruta, es incorrecta.  Los humanos estamos naturalmente diseñados para remover las toxinas de nuestro cuerpo utilizando nuestro hígado y los riñones. Es imposible que un jugo de frutas emule la acción de nuestros órganos.

Aquellas personas que promueven esta dieta, regularmente, señalan que tomar jugo de fruta es mejor que comer la fruta o los vegetales enteros porque se remueve la fibra y permite una absorción más rápida de los nutrientes. Para aclarar, no existe respaldo científico que apoye esta idea.

Los antioxidantes los encontramos, usualmente, en la fibra de las frutas y vegetales. Incalculables estudios sugieren que la falta de fibra en los jugos reduce significativamente cualquier beneficio a la salud.

Consumir menos de mil calorías al día ,en jugos, tendrá como resultado un déficit calórico y la pérdida de peso será inevitable. Sin embargo, es extremadamente difícil mantener este tipo de dieta por más de algunos días y afectará directamente a tu metabolismo, reduciendo su nivel de trabajo a largo plazo, dañando, además, el hígado.

Veganismo

shutterstock_324768497

Los nutricionistas señalan que, si vas a intentar bajar de peso con el veganismo, debes planear cuidadosamente todas tus comidas y asegurarte de no olvidar consumir ningún nutriente clave para la estabilidad de tu organismo.

Hoy en día, muchas personas consideran volverse veganas para comenzar con una vida sana y perder los kilos que tienen de más.  Este método solamente es beneficioso y sano para el cuerpo si la dieta vegana, que se intenta llevar a cabo, evita la deficiencia de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo.

Existen nutrientes, como la vitamina C, que sólo pueden obtenerse de plantas y otros que sólo se pueden obtener de los animales como la vitamina B12, que se relaciona con el funcionamiento de todas las células del cuerpo y el cerebro.

Estudios sugieren que los veganos tienen una deficiencia mucho más alto de vitaminas, en comparación que una persona que consume carnes. Otros nutrientes olvidados por la dieta vegana son la vitamina D, omega-3 y el hierro.

La proteína es vital para el musculo y los huesos y también para las células afectando nuestra piel y el cabello. Con el 20% del cuerpo humano hecho de proteína, es importante consumir una adecuada cantidad de este macronutriente cada día.

Por suerte existe un grupo de vegetales, muy ricos en proteínas, que es posibles incorporar en la dieta, como el tofu, lentejas, quínoa, chía y los frijoles.

Dieta alcalina

shutterstock_521810314

Si bien la dieta alcalina no es poco saludable, no es respaldada por la ciencia ni la fisiología.

Este esquema para perder peso indica que las dietas actuales producen demasiado ácido en nuestro cuerpo, lo que se transforma en grasa y provoca aumento de peso.

La dieta alcalina quita de nuestras dietas los alimentos que ocasionan acidez en nuestro cuerpo, como las carnes, los granos, azúcar refinada, cafeína, alcohol y comida procesada y los remplaza por alimentos alcalinos.

Consiste en comer una gran cantidad de vegetales y frutas y una pequeña cantidad de proteína.

Dejar de consumir azúcar refinado, alcohol y la cafeína es un buen consejo y posiblemente permita disminuir de peso, sin embargo, la pérdida no tendría nada que ver con la acidez o alcalinidad de los alimentos, sino más bien con los macronutrientes que contienen.

El cuerpo humano es capaz de regular por sí mismo los niveles de acidez, sin importar lo que comas o bebas. Al contrario de cualquier otra dieta, la dieta alcalina no es poco saludable, pero sus bases no están respaldadas ni por la ciencia ni por la fisiología humana.

Los altos niveles de ácido también han sido culpados de los problemas como artritis, osteoporosis, cansancio y desordenes de riñón y el hígado.

Dieta de los reemplazos

shutterstock_423266275

La comunidad de nutricionistas asevera que los batidos, que buscan remplazar las comidas principales del día, contienen más azúcar que la diariamente recomendada.

El remplazo de comidas es muy nocivo para la salud y se transformó en una popular dieta para la gente que buscaba una pérdida de peso rápida, mediante el uso de otros productos más bajos en calorías.

La idea consiste en restringir la mayor cantidad de calorías comiendo solamente barras de cereal, sopas, batidos y e integrando algunas pequeñas comidas bajas en calorías.

Como en cualquier otra dieta que restringe calorías, la pérdida de peso puede ser dramática y se fomentará la pérdida de masa muscular.

A pesar de que algunos productos han sido fortificados con vitaminas y minerales, para asegurar la nutrición, integrar la idea de abandonar las comidas normales y cambiarlas radicalmente por un snack o un batido impedirá que las personas sean constantes con la dieta a largo plazo.

Otro problema grave de esta dieta es la inclusión del azúcar y químicos artificiales que, definitivamente, deben ser evitados. Estudios señalan que estos componentes limitarían cualquier beneficio proveniente de las vitaminas y los minerales.

Dieta baja en calorías

shutterstock_245073784

Las dietas bajas en calorías podrían hacerte cansado, mareado y constipado.

De acuerdo a los nutricionistas  los programas alimenticios bajos en calorías se basan en el Índice de Masa Corporal (IMC), que dictará cuanta comida/calorías puedes consumir al día.

Este común método es muy fácil de integrar a una vida ocupada, sin embargo, tiene muchos detractores.  Restringir los carbohidratos y la fibra resultará en efectos secundarios como el cansancio excesivo y problemas de estreñimiento, haciéndola una dieta difícil de mantener en el tiempo.

La dieta podría incluso afectar tu salud mental y tu bienestar corporal. Si la llevas a cabo, no tienes ninguna posibilidad de comer algo que no se adecúe al plan, ni mucho menos alimentarte a deshora.

Quienes promueven la dieta sugieren visitar a un especialista antes de empezar. Cualquier plan bajo en calorías, que involucre comer 1000 calorías al día o menos, no debe llevarse a cabo por más de 12 semanas continuas y requerirá de supervisión medica constante.

Y tú ¿ habías probado alguna de estas nocivas dietas?

Fotos: Shutterstock

pixel