Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Ató a su madre a una silla y la dejó morir por internarla por su adicción a Internet

Chen Xin de 16 años decidió vengarse de esa manera luego que fuera enviada a una institución para “sanarse”.

Un crudo hecho ocurrido en la provincia china Heilongjiang el pasado 16 de septiembre ha dando la vuelta al mundo, luego de que la policía local confirmara que Chen Xin, una joven de 16 años atara a su madre a una silla hasta que falleció.

Esto ocurrió luego que la adolescente retornara de una institución especializada en tratar adicciones de “jóvenes rebeldes”, donde la chica de 16 años estuvo durante cuatro meses, como una forma de tratar su adicción a Internet.

Sin embargo, tras su regreso, la joven se vengó de su madre por mandarla a ese lugar y la amarró a una silla hasta que murió. Pero ¿cómo una joven llega a realizar tal acto de barbarie?

internet china 2 shutter 600

Al parecer la respuesta está en la institución donde fue llevada la joven, la cual es conocida por sus malos tratos a la hora de “sanar” a los jóvenes. De acuerdo a su relato, Chen Xin fue metida a un auto por dos hombres y llevada en contra de su voluntad, recibió golpes de otros internos y, al igual que otros, era obligada a “comer frente a la taza del inodoro” como castigo.

Según informa el sitio de la BBC, desde 2014 que en China comenzaron a surgir instituciones para tratar la adicción de los jóvenes a Internet. De hecho, e lcaso de Chen Xin no es el primero. El centro de rehabilitación al que fue enviada tiene una particular reputación por el tratamiento que ofrece a los internos. De hecho, la prensa local ha destacado que esta historia, la muerte de la madre de Chen Xin, pone de relieve la falta de asesoramiento y soporte adecuado para las familias que toman este camino para “sanar” a sus jóvenes.

abuso 6 shutter 600

Es así que el medio The Paper se contactó con varios exinternos, quienes confirmaron todos los abusos a los que fueron sometidos durante su estadía en la institución. Dentro de los testimonios recogidos, algunos aseguraron que fueron golpeados por no seguir órdenes, que a veces se les prohibía dormir y se les obligaba a permanecer de pie hasta las primeras horas de la mañana.

Tales fueron las consecuencias en las vidas de los exreclusos que uno señaló que sus padres pagaron cerca de 5 mil dólares por un año de colegiatura para que pasara por “una vida sin dignidad”.

Asimismo, la muerte de la madre de Chen Xin ha generado gran indignación sobre los centros de tratamiento de jóvenes en China, abriendo un debate acerca de cómo los padres deben criar a sus hijos, hasta el punto que el periódico local “Bejing Times” advirtió a los progenitores a “despertar” sobre los riesgos de enviar a sus hijos a este tipo de establecimientos.

abuso 7 shutter 600

“No envíen a sus hijos a un tipo de ‘encierro’”, decreta el medio, apuntando a que “el uso de medios violentos sólo contribuyen al dolor de un niño”.

Palabras similares surgieron en el Diario del Pueblo, cuyo comentarista ‘Xiaojiang Suixiang’ estipuló que “algunos padres dejan indefensos a los niños a ser adictos a internet y hay una falta de orientación psicológica formal y profesional en las comunidades, que conducen a ‘rutas salvajes’”.

Ante este debate las autoridades afortunadamente no han sido indiferentes, por lo que funcionarios locales se comprometieron a iniciar una investigación al respecto; mientras que el centro de rehabilitación negó que se practique algún tipo de castigo corporal.

Fotos: Shutterstock

pixel