Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Así es la isla más peligrosa del mundo donde asesinaron a un misionero cristiano

La isla Sentinel del Norte, en India, lleva más de 60 mil años poblada y se cree que sus habitantes llegaron desde África.

La muerte del misionero cristiano John Allen Chau, de 27 años, asesinado por las flechas de unos hostiles nativos indios, puso en la mira de todo el mundo a la hasta ahora desconocida isla Sentinel del Norte, ubicada en el océano Índico.

Sentinel, ubicada en un remoto territorio de la India, llamado islas Andamán y Nicobar, está más cerca de Birmania y Malasia que del país al que pertenecen. Se trata de una isla prohibida, donde habita una tribu de aborígenes, considerados los más aislados y peligrosos del planeta. 

La prohibición de visitar ese territorio, cuyos habitantes siempre han rechazado cualquier contacto con el mundo exterior, no está dado solo por la hostilidad y agresividad de los nativos, sino también como una medida de protección hacia ellos, ya que no están inmunizados contra una serie de enfermedades comunes en todo el resto del planeta.

Según el censo de 2011, en los menos de 60 kilómetros cuadrados habitan apenas 40 personas, aunque el número no es todo lo exacto, ya que los reconocimientos que han hecho aviones y helicópteros también se han visto afectados por la agresividad de los nativos. Algunos creen que la población puede llegar a 400 indígenas, cuyos antepasados podrían haber llegado desde África.

La isla Sentinel del Norte está poblada desde hace más de 60.000 años y viven en la Edad de Piedra, aunque su hermetismo hace que no se sepa mucho de su idioma, rituales y hábitos alimenticios. Lo que si se sabe es que son expertos en la utilización del arco y la flecha. 

Pese a ser territorio de la India, el primer contacto pacífico ocurrió recién en 1991 y en 1997 las visitas cesaron por la poca amabilidad de los lugareños. La última vez que se habló mundialmente de los sentinelenses fue en 2004.

Tres días después del tsunami que afectó al sudeste asiático del 2004, un helicóptero sobrevoló la isla para ver qué había pasado. Una imagen que se inmortalizó muestra a un hombre intentado derribarlo con flechas y piedras.

En 2006, unos pescadores que se acercaron demasiado a la isla fueron masacrados por los aborígenes, de la misma forma en que encontró su muerte John Chau, quien pretendía evangelizar a una tribu que seguramente tiene su propio Dios.

Fotos: Captura de YouTube/ Survival International.

pixel

Etiquetas