Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La insospechada razón por la que en los hospitales ponen estos pulpos a los bebés prematuros

Todo comenzó en noviembre de 2016 en Inglaterra, pero la idea nació un tiempo antes en Dinamarca. 

Un hospital británico está cambiando la vida de sus pacientes prematuros, gracias a la simple ayuda de unos cuantos pulpos tejidos a croché.

Todo comenzó en noviembre de 2016, cuando el Poole Hospital de Dorset (Inglaterra) emitió un comunicado en el que afirmaba que los bebés prematuros ingresados en el centro estaban mejorando, dada la presencia de este objeto.

screenshot.38

Tal ha sido el resultado de los animales tejidos que los empleados del recinto de salud, como lo es Daniel Lockyer, aseguran que los padres están muy contentos con la idea.

“Los padres nos dicen que sus hijos parecen más tranquilos cuando están en compañía del pulpo, así que tenemos ganas de seguir con este proyecto en el futuro”, declaró Lockyer.

Por su parte, la responsable  de prensa y comunicación del Poole Hospital, Rosie Ryves-Webb, precisó que la iniciativa nació luego de que vieran los resultados positivos en pacientes de otros hospitales, algunos de ellos ubicados en Dinamarca.

La buena respuesta se da porque cuando los bebés tocan los tentáculos del pulpo se acuerdan del cordón umbilical, lo que directamente relacionan con el útero materno y eso los tranquiliza; consigna The Huffigton Post.

Uno de los felices progenitores con la idea fue  Kat Smith, quien hace algunas semanas dio a luz a sus gemelas de 28 semanas de gestación, a quienes les “encantan” los pulpos.

screenshot.37

“Mientras duermen sujetan los tentáculos con fuerza. Lo normal es que estuviera dentro del útero y jugara con el cordón umbilical, así que los pulpos les transmiten seguridad”, detalló la orgullosa madre.

Tras anunciarse la idea, el hospital recibió cientos de pulpos donados, pero lamentablemente se están quedando sin recursos, por lo que esperan seguir recibiendo esta ayuda para mantener su proyecto.

Fotos: Reproducción Poole Hospital / Google Street View

pixel