Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Advierten de inminente megaterremoto en una de las fallas más importantes del mundo

En el último tiempo la Tierra se ha visto sacudida por varios terremotos en distintas puntos del mundo. El sismo de Chile en 2010, el de Japón un año después y recientemente el de Ecuador son una muestra de ello. Ninguno fue inferior a los 7.0°

Sin embargo, al parecer se espera un movimiento que superaría a todos los demás. Thomas Jordan, director del Centro Sísmico del Sur de California, advirtió de la inminencia de un “megaterremoto” en la Falla de San Andrés, en el Estado de California, Estados Unidos.

La falla está “cargada y lista para temblar”, aseguró Jordan en una entrevista a la revista “Los Angeles Times” y advirtió que esto podría ocurrir en cualquier momento.

Falla de San Andrés

La importancia de la falla de San Andrés es que se extiende por unos 1.300 km a través del Estado de California, y forma el límite tectónico entre la placa Norteamericana y la placa del Pacífico.

Los estudios han determinado que las placas tectónicas se mueven cada 100 años unos 4.8 metros, pero en el caso de la falla de San Andres, esto no ha ocurrido en más de un siglo, por lo que la tensión acumulada podría desencadenar un terremoto de grandes proporciones en cualquier momento.

Jordan señala que el movimiento sería “por lo menos 8 grados” por lo que advirtió al gobierno de Estados Unidos que prepare a las personas que viven en esa zona.

Según el estudio, el megaterremoto tendría una duración de aproximadamente dos minutos y se extendería por el valle de Coachella, Inland Empire y Antílope.

Piso resquebrajado por un terremoto

La principal preocupación para los científicos, además del impacto del movimiento y de la posible pérdida de vidas humanas, es el estado de los acueductos, edificios, construcciones y las redes de telecomunicaciones.

El Servicio Geológico de EE.UU. informó en el año 2008 que un posible terremoto de 7.8 grados en la falla de San Andrés dejaría al menos a 1.800 personas muertas y 50 mil heridas, además de pérdidas por más de 200.000 millones de dólares.