Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

A esta mujer la quisieron expulsar de su gimnasio por tener pechos muy grandes

Ir al gimnasio de por si es una experiencia vergonzosa. Es un lugar donde te pasas el día cubierto en sudor, convencido de que estás usando las máquinas de forma errónea, y estás constantemente mirando a tu alrededor para no encontrarte con nadie que conozcas. No, yo no cuento con una membresía de gym, como te habrás dado cuenta.

Sin embargo, una mujer que si tiene una fue forzada a experimentar un nuevo nivel de vergüenza en el gimnasio, cuando le pidieron que dejara de asistir al centro de entrenamiento puesto sus sudaderas era consideradas”inapropiadas” a causa de sus pechos más grandes que lo normal.

Rose de espalda

Rose de costado

Rose Nickles sintió que estaba siendo discriminada por el tamaño de sus senos, y es por esto que a través de Facebook compartió su experiencia con el mundo.

Mensaje en el facebook de Rose

“Soy miembro de Movati Athletic Club en Orleans, hoy uno de los supervisores del centro me dijo que mi sudadera era inapropiada y que la hacía ofensivo tanto para los mimebros del staff como para otros miembros del gimnasio. Ahí en Movati tienen un código de vestimenta muy estricto, que indica que solo podemos usar ropa deportiva y modesta. 

Quiero comenzar diciendo que mi sudadera no era diferente a la del resto de las mujeres en el club, excepto que el tamaño de mi pechos es mucho más grandes que el del resto de las mujeres en el lugar.”

Rose incluso llegó a comparar su vestimenta de gimnasio con la vestimenta que utilizaban las mujeres en las fotos promocionales del centro. Probó su punto con una serie de imágenes que tomó de la página de Facebook del gimnasio.

Foto promocional del gimnasio

Imagen promocional del gimnasio

Imagen promocional del gym

Luego de que sus quejas públicas en contra del centro de entrenamiento se volvieran virales, Movati respondió con un mensaje en la misma plataforma, haciendo énfasis en que nunca existió discriminación:

“Aquí en Movati Athletic nos preocupamos por crear una atmósfera cómoda en la cual todos nuestros miembros se sientan a gusto, cómodos y saludables. Le pedimos a todos quienes vienen que sean respetuosos entre ellos, que usen ropa adecuada al deporte y zapatos apropiados. Que utilicen sus teléfonos solo en cortos periodos de tiempo y mantengan el edificio limpio.

Basándonos en eso, luego de que un grupo de personas de quejaran a viva voz sobre el atuendo de la señorita Rose, puesto que lo consideraban ofensivo y que estaba en contra de la política de vestimenta de nuestro centro, le hicimos saber el descontento de la gente a nuestra clienta.

Nuestra intención en ningún momento fue la de avergonzar a la señorita y mucho menos hacerla sentir discriminada. Nos encantaría poder sentarnos a hablar con la señorita Rose y así poder continuar investigando el incidente.”

Luego del mensaje emitido por el gimnasio, fueron cientos las personas que escribieron en defensa de Rose, algunos animándola a buscar otro lugar para entrenar, mientras que otros la aconsejaban a demandar al centro de entrenamiento por discriminación.

¿Tú qué piensas del incidente? ¡Cuéntanos en los comentarios!