Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

7 usos que puedes darle a las cáscaras de huevos en lugar de tirarlas a la basura

El huevo es conocido por tener un alto contenido de calcio en su cáscara. ¿Sabías que puedes darle muchos usos en lugar de tirarlas a la basura? Conócelos acá.

1. Se pueden usar como fertilizante

huevo00

Las cáscaras tienen un alto contenido en calcio y minerales por lo que son ideales para usarlas como fertilizante. Debes aplastarlas y regarlas en el lugar donde pondrás las semillas. Puedes repetir el proceso regándolas por encima para que la tierra tome más fuerza.

2. Úsalas como mini maceteros

huevo001

Se puede usar como mini macetero hasta que las semillas puedan ser trasplantadas. El huevo liberará constantemente calcio para que la planta crezca fuerte y sana. Debes hacerle un pequeño orificio para que escurra el agua.

3. Controla las plagas

huevo03

Regar las cáscaras de huevo no solo sirve para fertilizarlas, también sirve para controlar plagas de caracoles, gusanos y babosas. Podría también ayudar que tu gato no ce acerque a tu amada planta.

4. Limpia los platos

huevo05

Las cáscaras también funcionan como un delicado abrasivo. Para ello, debes mezclarla con algún tipo de jabón. Esto ayudará a limpiar ollas y sartenes sin rayarlos.

5. Quita las manchas de té y café de las tazas

huevo04

El té y el café, comúnmente, manchan las tazas blancas. Pon dentro de ellas las cáscaras de huevo machacadas y llénalas con agua tibia. Deja reposar el agua durante toda la noche y al día siguiente las manchas deberían haber desaparecido.

6. Prepara tu propio suplemento de calcio

huevo06

Las cáscaras pueden ser un perfecto suplemento alimenticio del calcio. Debes lavarlas con agua tibia, luego hiérvelas para matar las bacterias y muélelas con un molinillo de café o una licuadora hasta hacerlas polvo. Puedes agregarlas a tus bebidas y comidas diarias.

7. Haz tizas

huevo08

Lava cinco cáscaras de huevos y luego machácalas hasta obtener un polvo. En otro recipiente, mezcla una cucharada de harina con una cucharada de agua hirviendo. Agrega una cucharada del polvo que creaste con las cáscaras de huevo y mezcla hasta obtener una pasta espesa. Para colorear tus tizas, agrega una o dos gotas de colorante. Al terminar, forma bastoncitos con la pasta y deja que se sequen por tres días. Es ideal para jugar con los niños.

Fuente: La Bioguia