Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

7 partes del cuerpo que aún tenemos y no nos sirven para absolutamente nada

Como todos sabemos, la evolución es responsable de considerables cambios en el cuerpo de los seres vivos, ayudándolos a adaptarse mejor a su medio. En los humanos la evolución también ha hecho de las suyas, quitándonos o atrofiando aquellas partes de nuestro cuerpo que no nos resultaban de utilidad.

Y así como ocurrió con el vello que alguna vez nos cubriera de pies a cabeza, hay bastantes partes de nuestro cuerpo que se han vuelto vestigios innecesarios que ya no nos sirven de nada. Sin más, aquí te mostramos algunas de estas partes que aún conservamos.

1. El pezón masculino

02 Thor

En un principio, los fetos no poseen un sexo definido, por lo que todos comenzamos a desarrollarnos con pezones en el pecho. A pesar de esto, una vez que la testosterona le da a los hombres su diferenciación sexual, los pezones masculinos quedan de adorno, sin cumplir ninguna función práctica, aunque claro, a algunos el adorno les queda muy bien.

2. El músculo erector del pelo

03 Erector

El culpable de lo que conocemos como “piel de gallina”. Antiguamente, cuando aún teníamos mucho pelo por todo el cuerpo, este músculo nos permitía erizarlo para aislarnos mejor del frio o para simular mayor tamaño como forma de intimidación. Lamentablemente, con tan poco vello sobre el cual actuar, este musculo hoy por hoy no nos sirve de nada.

3. Las muelas del juicio

04 Muela

Son un vestigio de una época en que nuestra dieta incluía ramas, huesos y raíces, por lo que nuestra dentadura y mandíbula debían ser mucho más fuertes. En la actualidad, un 10% de la población ya ni siquiera las tiene, pero para el 90% restante, no sólo son completamente inútiles, sino que fácilmente se pueden volver una dolorosa visita al dentista.

4. El apéndice

05 Apendice

Un órgano posicionado al final del intestino grueso, y que en el pasado ayudaba a digerir la celulosa presente en nuestra dieta primariamente herbívora. Hoy en día, esto se ha vuelto innecesario y por lo mismo, el apéndice se ha convertido en un órgano vestigial. Además de su inutilidad, en algunas personas puede inflamarse y causar dolor, volviendo necesario extirparlo antes de que se vuelva peligroso para el organismo. En otras palabras, su mayor utilidad es para el bolsillo de los cirujanos.

5. El coxis

06 Coccyx

Cuando aún teníamos cola, la utilizábamos para equilibrarnos, pero en la medida que empezamos a caminar erguidos, esta se fue volviendo más y más inútil hasta desaparecer. En la actualidad, el coxis es el último vestigio que va quedando de nuestra cola, y aún sirve como apoyo para varios músculos o para cuando nos sentamos o inclinamos hacia atrás. Así que literalmente se puede decir que nos sentamos en la cola.

6. El dedo meñique del pie

07 Meñique

En nuestros años como primates, los dedos de los pies nos servían para tomar cosas o afirmarnos de las ramas, pero en la actualidad sólo los usamos como apoyo al caminar o correr. El dedo gordo aún nos es fundamental para el equilibrio, pero en el otro extremo del pie, el dedo meñique va perdiendo su función, y hoy por hoy sólo sirve para golpeárselo contra los muebles.

7. Branquias embrionarias

08 Branquias Potter

Todos los vertebrados desarrollamos branquias completamente afuncionales durante las primeras etapas de nuestro estado embrionario, pero estas desaparecen rápidamente a medida que nuestro desarrollo continua. Así que si bien alguna vez tuvimos un antepasado capaz de respirar bajo el agua, hoy por hoy sólo la magia nos podría hacer ese favor (y sino pregúntenle a nuestro amigo Harry).