Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

7 consejos para comer más sano sin llenarte de ensalada

Prácticamente todas las dietas saludables o para bajar de peso en el mundo incluyen una alta dosis de ensaladas. Pero si son como yo, sabrán que comer vegetales de hoja verde en cantidades industriales puede aburrir muy rápido. ¿Existen otras formas de comer saludable sin tener que atiborrarse de vegetales crudos sin perder el objetivo? ¡Por supuesto que sí!

Eso sí, no hay que olvidar que los vegetales crudos. Particularmente los de hojas verdes son una excelente fuente de fibra, y conservan todos sus nutrientes. ¡No los abandones por completo!

Las reglas son:

1. Consume más proteína

shutterstock_265410209

Te ayudará a cuidar tus tejidos (músculos, órganos, pelo y uñas…) y te mantendrá saciado más tiempo.

2. Prefiere los carbohidratos complejos

shutterstock_187779011

¡No los elimines por completo de tu vida! Sólo cámbialos por alimentos de mejor calidad e integrales. Además consume más fruta.

3. ¡Adiós al azúcar!

shutterstock_127738796

Sólo elimínala. O dismuinuye su consumo al máximo. Es de lo peor para tu cuerpo.

4. Llénate con vegetales

shutterstock_277022372

Hervidos, al horno, en sopas, salteados, en tortillas…¡hay mil opciones!

5. Deja los alimentos procesados

shutterstock_232194364

Trata de cocinar todo tú mismo y alejarte de cualquier alimento que venga empacado. ¡Un rotundo no a los alimentos preparados y congelados! Están llenos de químicos preservantes, sal, azúcar, grasas y quién sabe qué ingredientes indescifrables por nuestro organismo. Trata de disminuirlos lo más posible.

6. Aléjate de los alimentos diet light como si fueran la peste.

shutterstock_290730383

Puede que no tengan azúcar ni grasas, pero para contrarrestar están llenos de químicos que refuerzan la idea anterior. Sigue esta regla: si no puedes pronunciar un ingrediente, seguro tu cuerpo no puede procesarlo.

7. ¡No huyas de las grasas!

shutterstock_210716371

Aunque históricamente han sido demonizadas por su alto contenido calórico y el rumor de que contribuían al colesterol perjudicial, se ha comprobado que el cuerpo las necesita para sus funciones, especialmente cerebrales. Privilegia las “grasas buenas”, como las que encuentras en la palta, el aceite de oliva y pescados grasos.