Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

52 millones de personas toman una vez a la semana una medicina que los vuelve más crueles

Los efectos secundarios de tomar un analgésico que contiene paracetamol son bastante conocidos: te puede dar dolor de estómago o náuseas. Pero no es sólo eso lo que puede ocurrirle a tu cuerpo, también te pude volver una persona cruel y con poquísima empatía con las situaciones y sentimientos de otro.

Cruella de Vil

Un nuevo estudio de los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio publicado en la revista de Neurociencia Social y Cognitiva, encontró que el paracetamol –el principal ingrediente en Tylenol y otras 600 medicinas– te adormece la capacidad de percibir los problemas de otros.

“Si estás discutiendo con tu pareja y acabas de tomar un paracetamol, este estudio sugiere que puedes ser menos comprensivo de lo que hiciste y herir los sentimientos de tu pareja”, dijo Baldwin Way, co-autor del estudio y profesor de psicología en el Instituto Médico Wexner de Ohio.

Nelson lanzándole agua a Martin en Los Simpsons

Esto apesta.

Entre muchas pruebas, los investigadores llevaron reunieron a 80 estudiantes de universidad. A la mitad le dieron un líquido con 1.000 miligramos de paracetamol. A la otra mitad le dieron un líquido sin medicamento. Los estudiantes no sabían qué estaban tomando.

Después de una hora los participantes leyeron historias con situaciones muy tristes. Por ejemplo, una de una persona que sufrió una herida con un cuchillo que lo atravesó hasta el hueso, otra sobre alguien luchando con la muerte de su padre. A todos se les pidió decir qué tanto dolor sufría la persona en cada escenario.

El grupo placebo (los que no tomaron paracetamol) lo pusieron en una escala elevada. El grupo de paracetamol pensó que en realidad “no era para tanto”.

Maléfica

En otro de los estudios  los participantes escucharon dos grabaciones de ruido blanco que iban de 75 a 105 decibeles. Se les pidió que dijeran qué tan desagradable les resultaban los sonidos y si molestarían a otra persona que tuviera que escucharlos. El grupo de paracetamol dijo que los sonidos no eran desagradables ya que, aunque ellos no lo sabían, se entiende porque la droga reduce el dolor, pero además dijeron que no serían desagradables para nadie.

Los hallazgos son consistentes con un estudio de 2004 que encontró que la parte del cerebro que se activa cuando sientes dolor es la misma que se enciende cuando te imaginas a alguien más sintiendo el mismo dolor.

Joey de la serie Friends con cara de sorprendido

¿La importancia de todo esto? 52 millones de estadounidenses usan una medicina que contiene paracetamol al menos una vez a la semana.